AUSPICIA ESTA SECCIÓN ALAMOS

 

Por Couto.

Según el diccionario de la Real Academia, se conoce como “tapa” a: “Ruedas de embutido o lonjas de jamón colocadas sobre una rebanada de pan y presentadas sobre cañas o chatos de vino”.

El Tapeo, en un mundo pletórico de todo tipo de cervezas por los barrios, debería de prosperar, ya que son más rápidas de elaborar que mucha de las comidas que conocemos como “rápidas”, representan un bocado que con imaginación puede ser ahorrativo, son ricas y fáciles de elaborar y por sobre todo la unión de tapas y cervezas, constituye un matrimonio inquebrantable.

En las crisis y con innumerables locales que ofrecen hamburguesas y cervezas, quizás sea el turno de evolucionar y plantear una alternativa que si bien es de tradición española, se está convirtiendo en una exportación usual a otros países, teniendo las tapas cada vez más aceptación en infinidad de países de Europas.

¿Por qué no pensar en variadas cartas de degustación de estos pequeños bocados también conocidos hoy  como pintxos, con insumos regionales, con la imaginación de nuestros cocineros abocados a coronar estas rodajitas de pan con sabrosuras propias de nuestra cultura gastronómica; afines a combinar con una rica cerveza o una buena copa de vino argentino?

TAPA 3

ORIGEN, ANECDOTARIO Y FANTASÍAS DE LA TAPA.

Estando en Barcelona, lugar que rinde pleitesía al buen comer y a las tapas, un parroquiano en un pequeño barcito, me contó una noche acodados a la barra, la siguiente historia sobre el nacimiento de las tapas:

El Rey Alfonso XIII, cabalgaba con su guardia y cortesanos rumbo a Cadiz en visita oficial, el camino bordeaba la playa, el sol arreciaba y el soberano, decidió hacer un alto en el camino en un chiringuito que encontró frente al mar, para refrescarse con una o unas cuantas copas de Jerez.

Son costas ventosas las que transitaba y el vuelo de la arena, amenazaba con invadir la copa y por ende su real garganta…Ni corto ni perezoso el mesero, decidió tapar la copa destinada al rey con una rodaja de pan con una feta gruesa de buen jamón.

El monarca destapó la copa, engulló el bocado y se zampó el jerez, automáticamente decidió pedir otra copa y exigió le fuese presentada tapada de la misma manera de la anterior.

Los cortesanos que acompañaban al Rey, genuflexos, se apuraron a pedir lo mismo, imitando a su Rey. (Cualquier parecido con políticos de la actualidad, no es mera coincidencia…).

El gran Abel González, gran periodista gastronómico y eximio hombre de letras al cual tuve la dicha de conocer y compartir con el varias mesas y sobremesas, era un hombre muy culto y recuerdo que tapas y varias copas de buen vino de por medio me comentó lo siguiente:

En las tabernas medievales, sucuchos sucios y malolientes si los ha habido, solían tapar la boca de los jarros con una rodaja de pan con un pedazo de embutido o queso a lo sumo, para evitar que los insectos que arreciaban el salón terminaran flotando embriagados, dentro del vaso.

Según Abel me siguiera contando, ya Miguel de Cervantes, el famoso dramaturgo español, mencionaba las tapas y les daba el florido apelativo de “llamativos”, tal vez por el hecho de atraer la atención de los hambrientos.

Hoy día con el auge que pareciera estar cobrando por estos lares el Vermut (o si gustan Vermouth), legendariamente acompañado de los “platitos” o el tradicional “triolet”*, bueno sea quizás pensar en acompañar el copetin de unas ricas e ingeniosas tapas.

Por último, consulté a Juan Ignacio Fuoco director del internacional Restaurante Sagardi, quien comentara que hoy más que nada el tapeo es un concepto y ellos refieren a las tapas como pintxos, de los cuales para ilustrar la nota, que mejor que tres del largo surtido de Sagardi, casi más de 60 creaciones frías y calientes.

 

Txistorra, embutido artesanal típico vasco, que realiza en Tandil Juana la Bilbaína, con una receta que nos trajimos desde Orio Pais Vasco hace más de 10 años, La Txistorra se compone de tripa natural de cordero, cerdo seleccionado, pimentón español y condimentos, la recibimos fresca y la freímos antes de entregarla al comensal.

– Langostino y Sepia, A la plancha, con aceite de oliva y perejil fresco, 1 cola de langostino, una parte de la sepia, tomate cherry sobre un pan frito para darle untuosidad y equilibrio al Pintxo.

– MorciNIz, tostada de pan de masa madre del horno a leña, pimiento morrón asado y selección de morcilla, por encima un huevo frito de cordorniz.

 

¡Salud!

BRINDIS 1

 

Aclaración *

Triolet: Especie de tres bandejitas unidas, de acero inoxidable donde antaño se servía para acompañar el copetín, salame, queso y aceitunas.

 

AlamosLogo

 

 

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus

Sin comentarios todavía.

Dejar un comentario

Todos los campos son requeridos. Tu dirección de mail no será publicada.