Oleo Dixit
Restaurantes a puertas cerradas

Restaurantes a puertas cerradas

Salí a comer a la casa de un chef. Conocé las diferentes opciones y estilos para ir a un restaurante a puertas cerradas en donde la intimidad, el servicio personalizado y los platos gourmet se conjugan para brindarte una experiencia diferente. ¡Animate!

16 de marzo de 2015

 

 

No son tendencia ni tampoco una innovación en el mundo gastronómico. De hecho, hace más de cinco años que funcionan en diferentes ciudad es del mundo, incluida Buenos Aires. Sin embargo, hay muchos que todavía no han vivido este tipo de experiencia y no conocen acerca de la dinámica. Sea por tradicionalistas o bien porque nunca lo consideraron como opción a la hora de salir, los restaurantes a puertas cerradas ofrecen distintos elementos que no se encuentran en otros sitios.

 

El principal atributo de estos lugares es que uno va a comer a la casa del chef que es quien te abre la puerta, te cuenta sobre los platos que vas a comer y te despide. Por supuesto que en todos hay ayudantes de cocina, camareros y/o recepcionistas también, ya que los dueños de este tipo de restaurantes apuestan fuerte a la atención personalizada que se puede brindar en un espacio en donde hay como mucho quince mesas.

 

Un ejemplo de esta atención individual es Toro777, un espacio para catorce comensales ubicado en Villa Crespo. Allí te recibe Christian y te cocina Guillermo. Entre las premisas de este restaurante a puertas cerradas se encuentra el ambiente íntimo y relajado. Por eso, si el clima acompaña, te invitan a llegar a eso de las 21:30 hs. para arrancar la noche con un tragos la terraza.

 

RESTAURANTE TORO 777 FOTO DANIEL JAYO RESTAURANTE TORO 777 FOTO DANIEL JAYO

 

 

Cuando estés por elegir a cuál de todos vas a ir, es preferible tener bien pensado qué es lo que querés comer ya que es su mayoría no tienen una amplia carta para seleccionar plato sino, un menú armado de antemano. Existen los que ofrecen dos opciones para cada paso y los que tienen una propuesta más cerrada para la comida. De todas formas, los menús cambian mes a mes o semanalmente. Así que, si no te interesa la oferta gastronómica de esa ocación podés reservarlo para ir en otro momento.

 

Por ejemplo en Paladar Buenos Aires, en donde sus dueños Pablo e Ivana -el chef, ella sommelier- preparan un menú de cinco pasos que se va modificando cada semana.

Más allá de las dinámicas más básicas de funcionamiento de este tipo de restaurantes, todos tienen ideas totalmente diferentes, desde la cocina hasta el ambiente.

 

Otro caso es Dantón Cuisin, un pequeño restaurante liderado por el chef Fernando Santos. Acá el concepto es romántico y simple: paredes blancas con cuadros que decoran el espacio muy agradablemente, espacios amplios y muy tranquilo. Atención hiper personalizada -ya que hay cuatro mesas- y el chef recorre cada una describiendo cada plato. Ideal para ir en pareja y disfrutar de algo totalmente diferente con platos muy elaborados.

 

danton-uno danton-dos

 

 

En la vereda opuesta -en cuanto al concepto- se encuentra Almacén Secreto Club. Una casa del barrio de Colegiales en donde sus dueñas invitan a quienes quieran festejar un cumpleaños, aniversario, bautismo, reuniones de trabajo u otro evento de una forma original, a hacerlo allí. Tienen un amplio jardín para pasar las noches al aire libre y una galería de arte, que funciona como recepción. Además tienen una carta abierta -de platos tradicionales y algunas osadías- en vez de menú fijo, como la mayoría.

 

Todos los visitantes de este tipo de oferta gastronómica coinciden en un punto: la atención siempre es diligente, amable y agradable en la mayoría de los lugares. Un aspecto que en los restaurantes tradicionales algunas veces es descuidado y provoca frases como “no vuelvo más”.

 

Algo a tener en cuenta. La mayoría de los espacios a puertas cerradas tienen un precio promedio de entre $250 y $300 por persona -hay más caros, por supuesto, pero son los menos- en donde se comen menúes de hasta cinco pasos con platos gourmet, bien caseros y preparados atención y detalle. Estos valores son los mismos que se suelen manejar en un restaurante habitual por menúes de dos pasos.

 

OleoDixit

Agregar comentario

Seguinos

¡Sumate a la comunidad Óleo ahora!