Oleo Dixit
Primer festival de cine y cocina

Primer festival de cine y cocina

Buenos Aires: ciudad de amantes de la gastronomía. Ahora, será sede de un festival de cine culinario: gratis, con chefs, enólogos y críticos, cenas inspiradas en los films, debates, talleres culinarios y degustación de platos de película. ¿Querés ir? Del 12 al 17 de octubre. Enterate de todo.

7 de octubre de 2013

 

Un rollo viejo de película envuelve una cuchara y un tenedor. Es el logo de “El cine cocina”, primer festival de cine culinario de Buenos Aires que se realizará entre el 12 y el 17 de octubre. Apadrinado por Bruno Gillot y Olivier Hanocq, propietarios de la panadería francesa L’epi, el festival es gratuito.

 

Podremos ver las películas en la Alianza Francesa y en el Museo del Cine. Cada película estará presentada por algunos de los mejores chefs, como Beatriz Chomnalez, Bruno Gillot, Oliver Hanocq, Guido Tassi, Pietro Sorba y Gonzalo Aramburu.

 

Paul Lacoste, director de Entre les Bras (2012), estará en Buenos Aires para presentar su película sobre Michel Bras y familia. Y será Guido Tassi, ex aprendiz de Bras y propietario de Restó, quien la presente el martes 15; la repiten el jueves 17 con Darío Gualtieri de Casa Umare.

 

Bruno Gillot y Oliver Hanocq serán los anfitriones de Les Saveurs de Palais (2012), una ficción sobre la vida de Hortense Laborie, chef del ex presidente François Mitterand.

 

El periodista Pietro Sorba presentará Io sono l’amore (2009), de Luca Guadagnino, que aquí se llamó El Amante, y Gonzalo Aramburu,  propietario de Aramburu Restó, será quién presente El Bulli, cooking in progress (2011).

 

oleo-dixit-el-bulli
"El Bulli": para entrar en el famoso restaurante de Ferrán Adriá, estrella de la cocina molecular

 

Y, ¡como no hubiera podido ser de otra manera!, Beatriz Chomnalez será la anfitriona de La Fiesta de Babette.

 

En Buenos Aires es la primera vez, pero festivales de cine y gastronomía ya se pueden ver en Berlín, Santander, San Sebastián, Tokio, Chicago y New York. “Es que la cocina es un arte”, dice Ode Vergos, co fundadora de Lucullus, asociación de gastronomía francesa en Argentina y creadora de “El cine cocina”.

 

 

PLATOS DE PELICULA

 

Además de las películas, claro, el festival cuenta con las Cine Cenas: libremente inspiradas en las películas de la selección, elaboradas por chefs muy cinéfilos.

 

Patricia Courtois (chef de Bistrot, el restaurante de la Alianza Francesa) junto a Bruno Gillot y Olivier Hanocq, harán algunos de los platos de Les saveurs du palais el martes 15 de octubre a las 21.30 en Bistrot. Y también Guido Tassi, ex aprendiz de Michel Bras, hará algunas de las especialidades de Entre les Bras el jueves 17 de octubre a las 21.30 en Restó. Como para salir del cine y no quedarse con las ganas. Y para quienes se animen a preparar un plato de película, la receta del grandioso chef francés Michel Bras: Gargouillou (para verla hace click acá).

 

Los organizadores del festival dicen que buscaron películas emblemáticas. Trajeron Entre les BrasLa cuisine en heritage, un documental sobre el chef Michel Bras (1946) y su decisión de dejarle el restaurante a su hijo Sebastien, que trabaja con él desde hace quince años. ¿Es posible transmitir la obra de una vida? Es la pregunta que trata de contestar Paul Lacoste, director de un film que es un homenaje al gran chef francés poseedor de tres estrellas Michelin.

 

Les saveurs du palais es una ficción que recuerda la vida de Hortense Laborie, chef célebre originaria de la región de Perigord que se convierte en la cocinera de François Mitterand, entonces presidente de la república. Le costó aceptar pero cuando lo hizo intentó cocinar de la manera más auténtica posible. Hortense tomaba un tren de alta velocidad para cosechar los hongos, clásicos de su región, que luego cocinaría al presidente. Herencia, identidad y cultura.

 

oleo-dixit-les-saveurs-du-palais
"Les saveurs du palais": asomarse a la cocina del palacio presidencial francés

 

Vergós comenta que eligieron la película italiana Io sono l’amore porque unía pasión amorosa con gastronomía. Sutil y apasionada.

 

La Fiesta de Babette (1987), del danés Gabriel Axel, basada en la novela de Isak Dinesen, ganó el Oscar a la mejor película extranjera. Entre otros premios, obtuvo una mención especial en el Festival de Cannes. La Fiesta de Babette se convirtió en un clásico del cine de culto.

 

Aquí no sólo es protagonista la alta cocina francesa en las manos de Babette, una chef exiliada en Dinamarca luego de la Revolución Francesa. Babette era la chef del Café Anglais de París, quintaesencia de la alta cocina donde cenaba lo más alto de la nobleza gala. Sibarita hasta los huesos, Isak Dinesen, escritora dinamarquesa, le hace servir a la chef Babette champagne Veuve Clicquot 1860 marinado con blinis Demidoff rellenos de caviar.

 

oleo-dixit-la-fiesta-de-babette
"La Fiesta de Babette": magnfíca historia de una chef entre las mesas de la alta cocina de Francia

 

En 1959 Dinesen, ya anciana, viaja a Estados Unidos y participa en una serie de fiestas y encuentros en su homenaje. Se dijo que sólo se alimentaba con ostras y champagne. Frágil y extravagante, la autora de Babette aclaró que no era cierto lo que se decía respecto de su alimentación porque también comía langostinos, espárragos, uvas y té. Almuerza con Marilyn Monroe, a quien había querido conocer. Entre copa y copa, Arthur Miller, entonces marido de la que sería amante de John Kennedy, le pregunta qué médico le había indicado una dieta con tan pocas proteínas. La escritora, envuelta en turbantes y con sus ojos muy maquillados, le contesta con una mirada de desprecio desconocida hasta entonces en Hollywood: “Los médicos están horrorizados, pero a mí me encanta el champagne y me encantan las ostras y me sientan bien. Soy vieja y como lo que quiero”.

 

Para los más chicos y los más grandes el festival ha previsto otro clásico: Ratatouille (2007), con proyección adaptada para no oyentes y un taller para niños no videntes usando el tacto a través de la masa de pan con Olivier Hanocq.

 

oleo-dixit-ratatouille
"Ratatouille", el ratón que pone en cuestión a los críticos y las reglas de la alta cocina del mundo

 

La fiesta Babette es placer, ironía y “gastronomie”, pero con mayúsculas. Ratatouille ironiza sobre la nouvelle cuisine y sus críticos, sofisticados hasta la anorexia; no sólo se mete con la obsesión de la limpieza poniendo una rata en la cocina, sino que es la rata que grita “no quiero comer más basura, papá”. ¿Alusión a las diferencias sociales y a los niveles de acceso a semejantes delicias? Puede ser, pero Ratatouille también es un canto al talento más allá de las normas y reglas que desde hace tres siglos por los menos rigen la alta cocina del mundo.

 

Y Ferrán Adrián con El Bulli. Perfección, búsqueda del sabor más sofisticado y delicioso. Inolvidable para unos, comida para desdentados según el periodista español Manuel Vicent, que dijo que hay restaurantes (los que hacen cocina llamada molecular) que “parecen laboratorios de farmacia donde se elabora una comida basada en espumas y emulsiones muy propias para desdentados”. En fin, opiniones. Mejor dicho, gustos.

 

Pero El Bulli es también candidata a convertirse en un clásico. Viaje al interior de la cocina de Ferrán Adriá, que nos cuenta los detalles de un restaurante que también es escuela y vanguardia. Esfuerzo y sacrificio hasta el sometimiento.

 

Entonces dos clásicos y tres muy contemporáneas. En todas, Francia late entre los fuegos.

 

 

LA COCINA ES ARTE

 

Bretona pero descendiente de españoles, Ode Vergos, la organizadora del festival, vino a nuestro país hace ocho años y se dedica a desarrollar eventos gastronómicos ligados a la cultura. “Siempre me gustó la gastronomía. Y como entonces en Buenos Aires las opciones de restaurantes eran modestas, quise abrir uno, pero no pude. Elegí dedicarme a promover eventos ligados a la cocina. Cenas en función del origen de la música, por ejemplo. Momentos en los que la gente coma y aprenda”.

 

Vergós también organiza “La cena de los artistas”, inspiradas en pintores de fama mundial. Se trata de las recetas que los pintores solían preparar en su vida cotidiana.

 

oleo-dixit-io-sono-l’amore
"Io sono l’amore", el amor entre los brazos de un cocinero

 

Asociar la gastronomía a la pantalla grande fue la idea que tuvo Vergós hace más de un año como una forma de “ampliar los márgenes del gusto a las salas de cine, porque la cocina es un hecho cultural que supera los límites de los fuegos”.

 

Y agrega: “El Festival se concentra en aquello que a través de recetas y platos nos han transmitido nuestros antepasados y que nos quedó como herencia y cultura. Herencia que es parte de pueblos que constituyen estilos y regiones de sabores”. Ahí donde determinados productos se convierten en irrepetibles. Únicos como los productos con Denominación de Origen y como terroir, otro concepto muy francés. Esa palabra que une territorio y cultura en el mundo del vino.

 

El primer festival de cine dedicado a la gastronomía es una apuesta que seguramente moverá a artistas, escritores, productores y cineastas en una Argentina que es horno de historias que nos empiezan a deleitar los nietos y bisnietos, que se convierten en hacedores de una memoria que llegaba del otro lado del Atlántico o que vivía a los pies de Los Andes.

 

El banquete apenas empieza. La segunda edición de El cine cocina estará dedicada a la cocina asiática, pero el proyecto también es cocinar la movida en las provincias argentinas y hacer alianzas y proyectos con otros festivales como el BAFICI. Asociar cocineros,  pelis y críticos gastronómicos es otro de los objetivos del El cine cocina, que se hará vecino del Buenos Aires Market. “Entonces, hacés tus compras y te ves una peli o te ves una peli y hacés las compras; asociar el útil y el agradable”, concluye Vergós.

 

Conseguís las entradas directamente en los cines 30 minutos antes. Si reservás para cenar no necesitás ir antes a buscar las entradas, entrás directamente.

 

El festival es gratuito pero con cupo limitado.

 

¿Qué estás esperando para volar al cine? A disfrutar, señores, que también podemos comer viendo una película. Bon cinema e bon appétit. Chin Chin.

 

 

DATOS UTILES

Programación completa: hacé click acá

Museo del Cine: Agustín Caffarena 49

Alianza Francesa de Buenos Aires: Av. Córdoba 946

Para reservas de cenas: 4703 3177 o www.cinecocina.com.ar

Más info en www.elcinecocina.com.ar

 

 

Marijo

comentarios

Seguinos

¡Sumate a la comunidad Óleo ahora!