Oleo Dixit

Piedra libre a la Gastronomía Coreana

Por Alejandro Maglione

La comunidad coreana comenzó a tener una intensa presencia en Buenos Aires gracias a la llegada de maestros del arte marcial coreano que se llama Tae Kwon Do (camino de los pies y de las manos).

Esto sucedía allá a mediados de la década del ’70. Desde entonces, siguió creciendo por la llegada de nuevos inmigrantes y, sobre todo, porque aquellas familias originales comenzaron a echar raíces con el nacimiento de sus hijos en la Argentina.

También por aquellos años se creó la Federación Argentina de Tae Kwon Do, deporte al que la Argentina recientemente le aportara un campeón mundial.

No obstante esto, la realidad es que la gastronomía coreana comenzó por quedar encerrada en las casas de estas primeras familias inmigrantes, que muy raramente un maestro (que se llaman “sabon”) abría su casa para algunos de sus alumnos que, de esta forma, accedían a esa suerte de culinaria íntima que los acercaba a la cultura coreana.

En algunas ocasiones el Centro Cultural Coreano realizó acciones aisladas como cuando trajo a los campeones mundiales del “bibimbap”, que si bien es un plato de vegetales, también es una suerte de espectáculo en que un grupo de cocineros pican verduras frescas y hongos, en una de sus versiones, y la terminan aliñando con aceite de sésamo, manteca, sal, y otros ingredientes que van cambiando de acuerdo a quien lo prepare.

Por fin, fueron apareciendo restaurantes especializados en comida coreana, pero como nos explicara Esteban Ho  del restaurante “Una canción coreana”  -primero en abrirse a un público que no fuera de esa comunidad-, los coreanos se resistían abrir sus puertas para no coreanos, salvo que se presentaran acompañados.

“El problema siempre fue que ellos no entendían el castellano y menos aún se hacían entender en el idioma de su patria adoptiva, de allí que fueran restaurantes de acceso restringido”.

Indudablemente todo esto está por cambiar a partir de que se acaba de lanzar la Gastro Corea Food Week, una movida en la que se aunaron muchos esfuerzos y cuyo lanzamiento se realizó hace pocas horas en el espectacular Centro Cultural Coreano de Argentina, que ha sentado sus reales en el que fuera el Palacio Bencich, a metros de la plaza San Martín.

Los esfuerzos que se aunaron fueron los del THET Studio, el de Kato (agencia de diseño de Andrés Park), el grupo de Facebook “Buena Morfa Social Club” que lidera el incansable Marcelo Crivelli y coordinando todo  Sandra Lee en la parte gastronómica.

Participarán 20 restaurantes específicamente coreanos y 6 que, a pesar de no dedicarse a esta gastronomía, ofrecerán durante los días en que se desarrollará Gastro Corea platos con la impronta de la cocina coreana.

Le preguntamos a Esteban cómo se resolverá el tema de la barrera idiomática y nos dijo: “se han convocado a jóvenes nucleados en la organización Okta Argentina, que tiene como una de sus misiones sostener la cultura y las costumbres coreanas. Serán ellos los que asistirán a los comensales en la explicación de cada uno de los platos que integrarán los menús de esa semana”.

Para Marcelo Crivelli se le ha planteado como un desafío personal, porque viajando advirtió que se está poniendo en valor en muchas partes la cocina coreana que, según nos dijo “tiene la ventaja de ser una cocina en que se trabaja con fermentos como el ‘kimchi’ a base de distintas verduras y que prácticamente no hay mesa coreana donde no se sirva. Hoy este tipo de cocina se la ha reconocido particularmente por ser extremadamente saludable a la vez que interesante”.

No hay que dejarse intimidar por el temor de encontrarse con una cocina de productos exóticos que puedan intimidar al paladar porteño. Esteban nos precisó: “en la cocina coreana tiene un gran protagonismo la carne vacuna, incluso superior a los pescados. Nuestros caldos usan especialmente carne vacuna a la hora de confeccionarlos. Los argentinos seguramente se verán gratamente sorprendidos cuando la prueben”.

Todo esto estará sucediendo en los próximos días del 11 al 18 de octubre. Lo mejor para informarse sobre los restaurantes participantes y su ubicación precisa, más los menús que ofrecerán, así como su costo, es consultar el sitio gastrocorea.com.ar

Y  joh-eun sig-yog, que en coreano significa ¡buen apetito!

Guía Oleo

Agregar comentario

Seguinos

¡Sumate a la comunidad Óleo ahora!