Oleo Dixit
Ode Vergos: la comida es un viaje

Ode Vergos: la comida es un viaje

Organizadora del ciclo Le Diner des Artistes -los banquetes de cocina y arte-, habla sobre su historia culinaria y sabores preferidos.

ode-vergos-le-diner-des-artistes

Información:

Edad:

35

Ocupacion:

Productora de Cultura Gastronómica Eventos

Primer Trabajo:

[ingrese primer trabajo]

Url Web:

Nombre Web:

odecrea

Twitter:

[ingrese twitter – ej: @nombre]

Entrevista:

1. La comida en tu infancia.
La comida de mis abuelas, rica y generosa, diversa y alegre, junto a la familia. Quiches, pescados enteros cocidos al horno con su salsa, el cordero dominical, la tartas de manzanas de mi madre, las crepes que hacíamos en cantidad astronómica ¡para satisfacer a todos los primos hambrientos! Aprendí a cocinar desde muy chica, y me encantaba armar menús para mi familia. Mi especialidad, el soufflé au fromage, el moelleux de chocolate, o les oeufs a la neige. Me encanta también cocinar para las fiestas, y hacer Pato a la naranja o carne de caza con frutos rojos. Agarraba el libro de recetas y elegía según la inspiración.
2. ¿Qué no puede faltar en tu heladera?
Manteca, mostaza, queso, un frasco de foie gras y una botella de vino blanco.
3. ¿Qué cocinás para agasajar?
Adoro preparar sopas, calientes o frías, y combinar sabores. Sopas de espinaca al roquefort, sopa de zanahoria y coco, sopa de zuchini y menta. Es una de mis entradas favoritas. Me gusta la cocina tailandesa, otra vez las sopas pero también los currys. Por la francesa, soy tradicional; unas gougeres, cordero al horno, un gratin dauphinois, un soufflé de queso y, como postre, una amandine de pera.
4. Una ciudad para disfrutar la gastronomía.
París por sus bistrot y los restaurantes con estrellas Michelin, Bangkok por su comida thai y la streed food, Francia por su Foie gras y su pato, y Buenos Aires por su carne.
5. ¿Qué no puede faltar en tu cava?
Un champagne, Un oporto, un Martini, un buen chardonnay, y un bordeaux.

6. Armá tu restaurante perfecto:
Un restaurante donde todas las cocinas del mundo estuvieran representadas en distintas salas. Entrarías en cada espacio con una decoración inspirada en el país, con la música, la vajilla y el estilo adecuado. Iría de un mundo a otro, degustando en un mundo un blinis con caviar y en otro una centolla fresca, o una sopa de leche de coco, pollo y lemon grass, a pasear por el sur de Francia a degustar un fois gras y tomar una piña colada mexicana. Ir a un restaurante es viajar por un mundo de sabores y cultura, es pasear por los rincones de olores y ritmos de música.                                                                                                                                                                 (Próxima fecha del ciclo Le Diner des Artistes, martes 26 de agosto a las 20.30, en el restaurante Contraluz, del Alvear Art Hotel. Especial: Rodin).

OleoDixit

Agregar comentario

Seguinos

¡Sumate a la comunidad Óleo ahora!