Oleo Dixit

NAVIDADES EN JAPÓN EL MUNDIALMENTE FAMOSO PASTEL NIPÓN

AUSPICIA ESTA SECCIÓN ALAMOS

Por Couto.

En el Japón, la navidad no es una celebración que paralice el país, no necesariamente es un día festivo que implique un feriado ni un festejo como en otros países de Europa o Estados Unidos.

La Navidad en Japón, es más bien una celebración que después de años de penetración ideológica y fruto de diversos medios sociales se la toma como un evento de cierta sofisticación; un motivo para agasajar y ser agasajado con elegancia.

Es mucha la importancia que se les otorga allí a las tortas con motivo de Navidad.

En Japón, al comenzar el mes de noviembre las principales pastelerías, hoteles, restaurantes y grandes tiendas en general anuncian a todas voces, la salida de sus nuevas tortas de navidad y usualmente agotan su producción a los pocos días antes de celebrarse la festividad.

Los más grandes pasteleros europeos no ignoran este fenómeno de la alta pastelería en Japón y muchos de gran renombre como Frederic Cassel, Pierre Hermé o Ladureé salen a colocar su pastelería en Japón y varios ya han abierto sus propios locales dentro del mercado Nipón.

La historia del famoso pastel de Navidad se remonta a finales del período Meiji   (durante los 45 años que duró el país comenzó su modernización y occidentalización erigiéndose como potencia mundial).

Yokohama, ciudad portuaria de Tokio, se cree es donde en 1910 se elaboró el primer pastel de Navidad.

La pastelería que lo realizó intentaba imitar el estilo europeo y su nombre era Fujiya.

Se sabe que la base era bizcochuelo embebido en licor, iba decorado con un glaseado blanco como la nieve y llevaba como adorno pequeños pinitos de Navidad nevados.

Los frutos rojos como las frutillas, se incorporaron tiempo después cuando se obtuvieron los primeros cultivos.

La fruta es muy valorada allí y solo se utilizan en gastronomía los más perfectos ejemplares.

Con motivo de profundizar en el fenómeno del pastel de Navidad en Japón, me contacté a Japón para hablar con un buen amigo, Shogo Komiyama.


Yogo es empresario y productor de Rock en Japón, avezado gourmet y descendiente de una gran familia de gastronómicos, su hermano reside en Argentina y es el célebre chef Iwao.

Yogo… ¿Contanos como es que se da el fenómeno de la Navidad en Japón?

Aclaremos que Japón es un país sintoísta y budista; Aquí la navidad es un invento más que nada consumista de origen yanqui, como lo es Halloween y el objetivo es meramente para incentivar las ventas.

La Navidad en Japón es una celebración al igual que el dia de San Valentín. Las parejas se juntan para cenar, festejar con un pastel e intercambiar regalos. No es algo familiar.

En la Navidad, no tener una cita concertada o no tener pareja puede ser algo muy deprimente para los jóvenes japoneses.

Algunos niños también la celebran en las escuelas y jardines pero como algo meramente simbólico y comen un pastel decorado con motivos Navideños.

En los grandes centros comerciales del downtown, en muchas de las ciudades japonesas se realizan tremendos arreglos de luces (Light Up).

 ¿Porque crees llega a ser tan meticulosa y sofisticada la pastelería de Japón?

Primero porque es parte de la cultura culinaria japonesa y luego por que se ha amalgamado perfectamente la patisserie Europea con las costumbres japonesas.

Como bien sabrás aquí en Japón, la perfección en todos los detalles como la presentación, aromas, sabor y especialmente el “Umami” son exigencias básicas, intrínsicas del paladar Nipón.

A mediados del siglo XIV arribaron a Japón los primeros cocineros Europeos (portugueses y holandeses) y traen el pan y los pasteles.

Japón cuenta con una larga y extensa cultura en el rubro de la pastelería.
Fue más que nada a principio de los años 70´s, los japoneses comienzan a viajar a Francia para estudiar y perfeccionarse como pasteleros y panaderos.

¡Ahora son los europeos los que vienen ansiosos a Japón a aprender de nuestros maestros pasteleros!
De hecho en la actualidad hay muchos pasteleros japoneses de renombre que han abierto Patisseries en Paris, Bordeaux, Londres, Zúrich, New York, etc.

En Japón actualmente tenemos lo que llamamos Cake Houses y Cake Restaurants.

Ya no se considera a una torta solamente un postre o dulce de merienda.

Para muchos aquí un pastel, puede resultar el plato principal de una mesa.

¿Yogo podrías decirme algunos lugares o pasteleros expertos en el arte de hacer pasteles de sofisticado diseño?

HIDEMI SUGINO

https://www.facebook.com/kyobashihidemisugino?rf=137534596291340

TOSHI YOROIZUKA

http://www.grand-patissier.info/ToshiYoroizuka/

SADAHARU AOKI

.https://www.sadaharuaoki.jp/

Por último Yogo… ¿Para el brindis Navideño, es usual descorchar un champagne? 

Sí, obviamente que es una bebida para celebrar, pero el champagne en Japón es algo exclusivo y costoso.

Hay muchos clubs exclusivos de Champagne reservados para la alta clase japonesa y el jet set internacional con botellas de todo el mundo.

Una copa en estos sitios cuesta us$ 50-60.

La mejor amiga de Txako, mi mujer, tiene uno de los sitios más selectos de Tokio. El gasto de consumo promedio en un lugar así es de us$ 150 – 350 mínimos.
La mayoría, el consumidor en general, no sabe diferenciar la calidad y sabor entre un champagne, cava o un espumante…A diferencia de los pasteles, en este rubro hay mucha ignorancia aún.

 El brindis con champagne no es una cuestión de sabor y calidad. Toda esa ceremonia ahora se reemplaza descorchando una botella que haga ruido.
En muchos sitios una simple cava o espumante puede costar mucho más caro que un buen champagne.

La botella más barata de champagne aquí es la de Moet Chandon y en las licorerías suele costar entre us$45 – $55.

Un Dom Perignon debe estar costando alrededor de us$ 150 – $180.

Esta misma botella en un buen restaurant o bar oscila los us$ 300 – $2000.

¡Las rosé ni te cuento!

En lo personal mi favorito, que me lo has hecho probar estando en Argentina, es el Rosell Boher Rosé. ¡Maravilloso!

ALGUNOS DATOS DE INTERES.

Un pastel famosísimo y muy requerido, es el del Palace Hotel de Tokio, lo llaman Renné sería reno en francés.

Es un pastel alto de bizcochuelo, recubierto de crema de color níveo, coronado con un cono de chocolate blanco y un cuerno de ciervo en relieve, lleva más de cien frutillas frescas, las más perfectas.

Sadaharu Aoki, uno de los pasteleros más reputados del Japón, es famoso por sus bombones de chocolate de mil colores y sus medialunas de Té Verde. Para comprar sus pasteles navideños, los japoneses hacen colas por horas.

El sofisticado mercado de Tokio, Ginza Mitsukoshi, es famoso por su pastel chato de chocolate y crema de mascarpone, decorado con manzanas hechas con vainilla y almendras, macarrones de almendras y dulce de manzanas.


En Gion Tsujiri hacen un pastel de Té Verde, inspirado en los picos del Mont Blanc, lleva crema de castañas para otorgar humedad a su interior, lleva una cobertura de puro chocolate con té verde y es decorado con abundantes castañas asadas al almíbar.



Fuente consultada: Gastro Obscura y el Sr. Yogo Komiyama.

Guía Oleo

Agregar comentario

Seguinos

¡Sumate a la comunidad Óleo ahora!