Oleo Dixit

MARCOS FERNANDEZ, ENÓLOGO DE DOÑA PAULA. RIESLING, EL ORO ALEMÁN.

AUSPICIA ESTA SECCIÓN ALAMOS

Por Fabián Couto.

La Bodega Doña Paula, se inició allá por 1997, fue con un primer viñedo en Ugarteche, luego con el tiempo vendrían, otros viñedos, Los Cerezos, Gualtallary y Altamira.

En la actualidad poseen más de 700 hectáreas y solo elaboran sus vinos con uva propia.

No compran uva, no compran vino a granel, lo cual les permite al decir de su enólogo, Marcos Fernandez, tener consistencia, poder ofrecer año tras año, linda calidad a un muy buen precio.

Lo cual, resulta muy cierto.

Frente a la crisis del rubro, a Bodegas que la están pasando mal en términos de venta, Doña Paula, ha crecido en los últimos años y eso en parte puede atribuirse a que Doña Paula, presenta una inmejorable relación, precio-calidad.

Con motivo de presentar su nuevo vino, el SMOKED, su nuevo “ Red Blend” un maravilloso vino de corte, Cabernet Sauvignon, Malbec y Bonarda, un muy lindo vino algo ahumado que según palabras de su enólogo, fue diseñado para linkear (dixit Marcos Fernandez) con el tradicional asado Argentino.

Por este motivo y en un almuerzo en LA CARNICERÍA, pude apreciar también otros vinos de la Bodega y uno de ellos, el cual voy a comentarles hoy, el RIESLING.

Aprendí a disfrutar de este maravilloso vino blanco en mis viajes a Alemania, donde el Riesling es la variedad de uva, mas cultivada.

Fue precisamente en Berlín, donde cada vez que estuve, pude degustar varios de estos vinos superlativos

Apodado el Oro del Rin, es Alemania el hogar por excelencia de este blanquísimo vino, pletórico de notas cítricas y frutos blanco de carozo.

Doña Paula, es una de las pocas bodegas que elabora estos vinos en Argentina y para que ustedes, conozcan mejor un cepaje al cual amo, voy a transcribir para ustedes, los dichos de su enólogo.

Marcos Fernandez:

El DOÑA PAULA ESTATE RIESLING 2018.

-El Riesling es una variedad, que poco a poco, va poniéndose de moda y eso tiene asidero, en que es una variedad súper interesante, desde lo aromático.

Hay muy poco Riesling en la Argentina, hay poquísimos productores de Riesling, ya que este no se da bien en cualquier parte, porque este cepaje ama el frío.

Alemania, Austria, son grandes elaboradores, de los mejores Rieslings.

Esta variedad si bien le gusta el frío, es muy sensible a la botrytis (Hongo que enferma la uva), entonces debe tenerse cuidado en años lluviosos como el 2016 que fue un año frío y lluvioso.

Este es un vino que nosotros plantamos en Gualtallary, hace ya varios años en suelo medianamente calcáreo.

Nuestra finca de Gualtallary, son 130 hectáreas en el corazón de esta región, en una de las zonas más lindas, cerca de Tupungato.

Una zona pedregosa y rocosa, que como es un suelo de origen aluvial, hay mucha homogeneidad y donde nosotros plantamos el Riesling en el 2007, es una zona donde no había tanto carbonato de calcio, como en la punta Sur, donde ahí plantamos el Malbec y el Cabernet Franc.

La altura de este terreno, arenoso y pedregoso, a 1300 metros de altura sobre el nivel del mar, hace que obtengamos un Riesling con una magnífica acidez natural, la cual no tenemos nosotros que necesariamente, corregir.

En Alemania o Austria, generalmente por el frío imperante, se dan Rieslings de bajo nivel alcohólico, debajo de hasta el 10% de alcohol, pero de gran acidez, los cuales para hacerlos más disfrutables, deben ellos de agregarles azúcar.

Hay muy poco Riesling en Alemania y no todos los años lo pueden hacer “Stroken” o seco.

El nuestro es seco, sin azúcar, de Gualtallary y de un gran perfil aromático.

Pueden ustedes hoy imaginar el potencial de un Riesling como el nuestro en 4 años, recientemente hice una “vertical” de nuestro Riesling desde el 2012 hasta el 2018, siete añadas y el hilo conductor de la consistencia de calidad se mantuvo inalterable.

Todos los Riesling nuestros, se mostraron en general, de gran consistencia en boca, sucrosos y aromáticos.

Hoy dia podemos elaborar de este vino, 12000 litros por año y lo que no va la botella, lo utilizo con Los Cardos, Sauvignon Blanc, en el cual utilizo un 0,5 de Riesling.

Estamos ante una variedad, muy, muy linda, que con el paso del tiempo intensifica ese característico aroma empetrolado, deja percibir claramente la miel acompañada de un dejo de frutos secos y comienzan a aparecer en él, aromas lácticos, sin tener el vino fermentación maloláctica.

Un buen ejemplo sería, quien haya olido un Dom Perignon muy añejo, se dará cuenta que huele algo a un queso y eso que es un espumante que no tiene fermentación maloláctica.

Muchos no saben que esta, el Riesling,  es una de las pocas variedades blancas que tiene taninos, a grandes rasgos hay cuatro variedades blancas solamente que tienen taninos, que esto los hace capaces para la guarda: Chardonnay, Semillón, Albariño y el Riesling.

El resto de los blancos, no tienen taninos, por eso salvo estos 4, no hay ninguna otra variedad blanca que pueda guardarse.

Los taninos que se encuentran en todos los tintos son una protección contra el envejecimiento.

Por eso los Riesling, bien conservados, envejecen majestuosamente.

Nota:

Un Riesling para darse un gusto, a solo, 450$.

¡Salud!

Guía Oleo

Agregar comentario

Seguinos

¡Sumate a la comunidad Óleo ahora!