Oleo Dixit

Laur Cruz de Piedra Blend de Terroir fue elegido como uno de los mejores aceites de oliva de lujo del mundo

Laur Cruz de Piedra Blend de Terroir de Olivícola Laur, perteneciente a la familia Millán, fue elegido en la categoría Mejores Aceites de Oliva de Lujo del Mundo, por la premiación global Luxury lifestyle Awards consiguiendo  el puesto número 14 a nivel mundial y siendo el único argentino en la lista. 

Buenos Aires, agosto 2020.  Olivícola Laur, perteneciente a la familia Millán, ubicada en la zona de Maipú, en la provincia de Mendoza, ocupa el número cuatro en el ranking de las 100 mejores olivícolas del mundo y el primer puesto en Argentina, durante todos estos años y en base a un dedicado y fuerte trabajo y con la premisa puesta en sus más altos estándares de calidad, han permitido que sus productos ganen grandes premios en los concursos internacionales más prestigiosos.

Con una producción de 450 mil botellas de aceite de oliva virgen extra, Olivícola Laur es una empresa líder en la industria, no sólo a nivel nacional sino internacional.

Laur Cruz de Piedra Blend de Terroir fue elegido uno de los mejores aceites de oliva de lujo del mundo

Es el único aceite de “oliva virgen extra” argentino dentro del ranking de los 25 reconocidos por los Luxury Lifestyle Awards, un premio global que desde hace 12 años selecciona, reconoce, celebra y promueve los mejores productos y servicios de lujo alrededor del mundo .Evalúa a más de 100.000 productos y servicios en 400 categorías de 60 países.

Una de las categorías es Mejores Aceites de Oliva de Lujo del Mundo y este año Laur Cruz de Piedra Blend de Terroir fue elegido en el puesto número 14 dentro de los 25 que conforman el ranking, siendo el único argentino en la lista.

Los demás aceites de oliva distinguidos pertenecen a Italia, Grecia, Egipto, Uruguay, Sudáfrica, Marruecos, Nueva Zelanda, Líbano, Eslovenia y Francia.

Laur Cruz de Piedra Blend de Terroir: sus  características

Este prestigioso aceite de oliva virgen extra es un blend de las variedades Arauco, Arbequina y Frantoio. En boca es ligero, dulce y presenta notas verdes de hierba recién cortada. Tiene una marcada presencia amarga y algo  picante en el final de boca.

A su vez es importante destacar que está certificado sin TACC y Kosher y a partir de la cosecha 2020, también Orgánico.

Precio sugerido: $512.-

Luxury Lifestyle Awards

El proceso de este certamen es muy estricto. Cada ganador se determina llevando a cabo investigaciones por categoría y región, basados en siete criterios de selección: Reputación (un historial de consumidores satisfechos), Credibilidad (acreditaciones y premios), Conocimiento de Marca, Experiencia de Lujo (marcas que crean conexiones memorables comprometiendo emocionalmente a los consumidores), Lujo (que el precio refleje el valor real del producto de primera categoría), Singularidad (que el producto sea único y haga que la marca se destaque del resto), Artesanía (rendimiento del más alto nivel de calidad en cada commodity).

Además, la investigación se desarrolla teniendo en cuenta una multiplicidad de fuentes que incluyen datos de mercado y bases de datos online y de la compañía, publicaciones de prensa, asociaciones de trade, reportes de investigación de mercado, plataformas de social media, blogs y expertos de la industria.

“Estamos orgullosos, muy felices y bastante sorprendidos por este reconocimiento totalmente inesperado, ya que la nominación provino de los expertos de la organización. En tiempos tan difíciles como estos, en que debemos realizar la cosecha, molienda y elaboración del nuevo aceite de oliva en condiciones especiales, es un premio que nos alienta a continuar en el camino de la excelencia y los más altos estándares de calidad con los que estamos comprometidos”, afirmó Gabriel Guardia, gerente general de Olivícola Laur y enólogo especializado en aceite de oliva.

A esta distinción, se suman los premios recientemente obtenidos en la New York International Olive Oil Competition (NYIOOC): Medalla de Oro para Laur Gran Mendoza y Medalla de Plata para el Laur Cruz de Piedra.

Desde 2011, cuando comenzó a participar en concursos internacionales, la olivícola mendocina ubicada en Maipú no ha dejado de ganar los primeros lugares con cada uno de los aceites de oliva que presentaba. En estos 9 años, su medallero acumuló 143 premios en todas sus líneas: 22 con Laur Clásico, 28 para Blend de Terroir Cruz de Piedra , 24 de Blend de Terroir Altos Limpios, 22 con Blend de Terroir Medrano, 35 con Gran Mendoza, 2 para Contraviento y 10 para el super premium Gran Laur (en sólo dos años de concursar).

A estos se suman otros 23 premios recibidos por aceites de oliva virgen extra elaborados por Laur para las marcas Mágica Lila (de Fernando Ruiz Díaz), Distinto Tiempo (Nito Mestre) y Oil ´N Roll (Juanchi Baleirón) y para segundas marcas como Abrasado y Santa Augusta.

Productos de Olivícola Laur

Olivícola Laur produce los aceites de oliva Clásico Extra Virgen, Blend de Terroir Cruz de Piedra, Blend de Terroir Altos Limpios y Blend de Terroir Medrano, Contraviento, Gran Mendoza Premium y Gran Laur (el aceite de oliva ultra premium).

Aceto Balsámico Millán

Obtenido de mosto de uva y vinagre de vino Ugni Blanc,  con un año de guarda en barrica de roble, el Aceto Balsámico Millán es un producto único, pero las formas de incluirlo en las preparaciones, en cambio, son múltiples.

Aunque suele asociarse sólo con las ensaladas, el Aceto Balsámico Millán es un producto muy versátil para infinidad de recetas, tanto para los grandes chefs como para las personas que disfrutan de cocinar en sus casas, ya que armoniza y equilibra las características de cada ingrediente y potencia sus sabores con delicadeza.

“Hicimos una recopilación de recetas con el objetivo de mostrar que un producto tan noble como el Aceto Balsámico Millán puede incluirse de innumerables formas en las más distintas preparaciones”, explicó Gabriel Guardia, enólogo especializado en aceite de oliva y aceto balsámico y gerente de Olivícola Laur y Acetaia Millán.

El Recetario de Aceto Balsámico Millán cuenta en principio con 14 recetas entre finger-food, principales, postre y hasta un cóctel y está disponible en el sitio web de Acetaia Millán (www.acetaiamillan.com).

Quienes deseen que su receta sea publicada, deberán enviarla a info@acetaiamillan.com . Las mismas serán probadas y publicadas oportunamente con el nombre del creador.

El Consorzio Tutela Aceto Balsamico di Modena es el guardián del pliego de condiciones y quien establece y hace cumplir las normas fijadas; agrupa a 50 empresas del sector y representa el 98% de la producción certificada anual de aceto balsámico.

Fuera de Europa, sólo tres empresas están certificadas por el Consorzio. Dos de ellas están en Toronto (Canadá) y Tokio (Japón), y la otra es Acetaia Millán, en Mendoza, Argentina.

Método de elaboración

Comienza con la producción de un mosto de uva cocido (en el caso de Acetaia Millán, se utiliza el varietal Ugni Blanc) luego pasa por un proceso de envejecimiento en una batería de cinco barricas de madera de diferentes tamaños. Cada año, se trasvasa una parte del mosto envejecido desde la barrica más grande a la que sigue en tamaño.

Además, estas barricas tienen dos particularidades: son de diferentes maderas (regularmente son de roble, castaño, cerezo, fresno y acacia) y todas poseen una pequeña ventana en la parte superior, que permanece abierta pero cubierta con un trozo de tela, permitiendo la evaporación.

Cada año, la parte que se evapora se rellena con producto de la barrica inmediatamente anterior y el último, el mayor, con un nuevo mosto de uva cocido.

El primer aceto balsámico tradicional saldrá recién 15 años después de iniciada la batería de barricas. Pero también se producen acetos balsámicos con 20 y 25 años de añejamiento. La Acetaia Millán, justamente, prevé poder envasar su primer aceto balsámico tradicional en 2029.

Precio sugerido: $454.-

 Acerca de Olivícola Laur

Olivícola Laur fue fundada en 1906 por Don Francisco Laur, inmigrante francés, oriundo de la región de Loire ubicada al sur de Francia, quien se afincó en Cruz de Piedra, Maipú, a principios del 1900. Don Francisco fue pionero en la implantación de olivares en la provincia de Mendoza como así también en la elaboración de aceite de oliva extra virgen.

En 2010 fue adquirida por la familia Millán (Bodega Los Toneles, Mosquita Muerta Wines, Atomo Supermercados) y se inició un proceso de innovación tecnológica con la incorporación de modernas maquinarias de extracción de aceite de oliva del denominado sistema continuo de extracción centrífuga, lo que produjo un notable incremento en la productividad a la vez que se mantuvo una alta calidad en los productos.

Acerca de Acetaia Millán

La Acetaia Millán, ubicada en el departamento de Maipú, en Mendoza, en el mismo predio que la Olivícola Laur, su empresa hermana, produce 250 mil botellas de aceto balsámico al año, que comercializa en gran parte del país en supermercados y vinotecas especializadas y en Brasil, Panamá y Costa Rica, donde también se está dando a conocer como en Argentina.

Obtenido de mosto de uva y vinagre de vino Ugñi Blanc envejecido y estacionado durante años en barricas de madera, el Aceto Balsámico tradicional de Módena es un producto de la historia antigua que ha sabido adaptarse con éxito a los sabores de la cocina moderna y a culturas gastronómicas heterogéneas. Se distingue por el aroma delicado, persistente, de agradable y armónica acidez, por el color marrón oscuro intenso, por el olor acético con notas de madera y por el sabor agridulce y equilibrado.

El Consorzio Tutela Aceto Balsamico di Modena es el guardián del pliego de condiciones y es un interlocutor privilegiado en todas las cuestiones que atañen al producto a nivel normativo. Además, fomenta el conocimiento y la cultura del aceto balsámico.

En la actualidad, ese Consorcio agrupa a 50 empresas del sector y representa el 98% de la producción certificada anual de aceto balsámico.

Fuera de Europa, sólo tres empresas está certificadas por el Consorzio. Dos de ellas están en Toronto (Canadá) y Tokio (Japón), y la otra es Acetaia Millán, en Mendoza, Argentina.

Sus orígenes se remontan a los antiguos romanos, que practicaban la cocción del mosto de uva denominado sapum y luego utilizado como medicamento y, en la cocina, como edulcorante y condimento.

Durante siglos, incluso, fue parte de la dote de las hijas de los señores feudales. Cuenta la historia que cuando nacía una niña, comenzaba el proceso de producción del aceto balsámico, que terminaba cuando la joven estaba lista para contraer matrimonio. Entonces, el esposo recibía las cinco barricas donde se había añejado el aceto balsámico y cuando la mujer quedaba embarazada, le suministraba una cucharada cada día ya que se creía que tenía el poder de hacer crecer sana y fuerte a la criatura en gestación.

El proceso de elaboración comienza con la producción de un mosto de uva cocido (en el caso de Acetaia Millán, se utiliza el varietal Ugni Blanc) que luego pasa por un proceso de envejecimiento en una batería de cinco barricas de madera de diferentes tamaños. Cada año, se trasvasa una parte del mosto envejecido desde la barrica más grande a la que sigue en tamaño.

Además, estas barricas tienen dos particularidades: son de diferentes maderas (regularmente son de roble, castaño, cerezo, fresno y acacia) y todas poseen una pequeña ventana en la parte superior, que permanece abierta pero cubierta con un trozo de tela, permitiendo la evaporación.

Cada año, la parte que se evapora se rellena con producto de la barrica inmediatamente anterior y el último, el mayor, con un nuevo mosto de uva cocido.

El primer aceto balsámico tradicional saldrá recién 15 años después de iniciada la batería de barricas. Pero también se producen acetos balsámicos con 20 y 25 años de añejamiento. La Acetaia Millán, justamente, prevé poder envasar su primer aceto balsámico tradicional en 2029.

Acetaia Millán elabora Aceto Balsámico Laur y Aceto Balsámico Millán.

Guía Oleo

Agregar comentario

Seguinos

¡Sumate a la comunidad Óleo ahora!