Oleo Dixit
Las recetas secretas de Frida

Las recetas secretas de Frida

Vestida con el traje típico de las mujeres tehuanas, símbolo de fiesta y orgullo mexicano, Frida Kahlo se presentó en el Registro Civil el día que se casó con Diego Rivera, muralista de todos los tiempos. Para conquistar y deleitar a su marido, la joven esposa se dedicó a aprender a cocinar los platos que más le gustaban a este gordo “sapo”, como le decía Frida.

Información:

Editorial:

Planeta

I.S.B.N.:

9789504929116

Autor:

Alejandra Scheiman

Paginas:

[ingrese cantidad de paginas]

Publicacion:

[ingrese fecha de publicacion – ej: dd/mm/YYYY]

Idioma:

[ingrese idioma del libro]

Sinopsis:

Vestida con el traje típico de las mujeres tehuanas, símbolo de fiesta y orgullo mexicano, Frida Kahlo se presentó en el Registro Civil el día que se casó con Diego Rivera, muralista de todos los tiempos. Para conquistar y deleitar a su marido, la joven esposa se dedicó a aprender a cocinar los platos que más le gustaban a este gordo “sapo”, como le decía Frida.

Durante la fiesta sirvieron mole oaxaqueño con guajalote, tamales de frijoles, arroz con verduritas, chiles rellenos con salsa de jitomate y huauzontles, capeados y rellenos de queso. De postre, buñuelos, dulce de leche, frutas cristalizadas en azúcar, natillas, pasteles y chongos zamoranos. Desde aquel día y durante muchos días Frida, le llevó en una canasta los platillos preferidos de su marido. Siempre con sus faldas enormes y coloridas, sus tocados y trenzas, se sentaba a los pies de los andamios donde Diego pintaba y le daba de comer.

El libro “Las recetas secretas de Frida” es un paseo por los sabores preferidos de Frida y Diego. Pero también es un viaje por la historia de México a través de la comida. Y todo porque luego de casi morir en un accidente de tranvía, Frida llega a un acuerdo con su madrina la Muerte. Podrá vivir a cambio de prepararle cada año una ofrenda para recordar su pacto. A partir de entonces, Frida anota cada banquete el Día de Muertos en un cuaderno de tapas negras que guarda con celo. Lo llama El libro de la hierba santa.

Irónica y lunática, Frida decía que “los pájaros son como los hombres. Su panza no tiene fin. Si hicieran el amor como tragan, tendríamos más mujeres satisfechas y menos asesinos en las cárceles”. También decía “Ten coraje para vivir porque cualquiera puede morir”.

El libro que publicó Planeta en agosto de 2012 es un deleite para el paladar. Algunas de las recetas son manchamanteles, tamales, moles, queso panela horneado y Sangrita, por ejemplo, una bebida hecha en base a tequila.

Frida decía que “la sangrita es la mujer. Es la que huele a especias y cebollas. La que le pone el color y lo picoso al macho tequila. Ellos dos juntos son un idilio perfecto, aunque –afirmaba Frida– a mí me gusta el tequila solo, como a los machos”.

Marijo

Agregar comentario

Seguinos

¡Sumate a la comunidad Óleo ahora!