Oleo Dixit

ALTALALUNA HOTEL BOUTIQUE, RESTAURANTE & SPA DE BODEGA TUKMA. SALTA, TOLOMBÓN.

AUSPICIA ESTA SECCIÓN ALAMOS

Por Couto.

A unos 195 km de Salta con justa razón apodada “La Linda”, a apenas 14 km de Cafayate y en el centro de los imponentes Valles Calchaquíes limitando con la provincia de Tucumán, se encuentra la localidad de Tolombón.

En este pintoresco pueblito de montañas coloridas, cielos de prístina pureza, añosos cardones y enormes algarrobos, sobre la Ruta Nacional #40, ruta de vinos y bodegas; se encuentra el paradisíaco hotel y spa ALTALALUNA.

Cerca de los 1600 metros de altura, un paisaje semiárido de enorme belleza y marcada amplitud térmica, no sólo es esta una tierra ideal para el cultivo de la vid y la producción de magníficos vinos, sino que también lo es para desenchufarse, relajarse y contactarse con la naturaleza.

EL HOTEL.

ALTALALUNA consiste en una bellísima mansión colonial de 1892 con todas las comodidades de un hotel 5 estrellas.

El hotel se encuentra rodeado de un enorme parque con todo tipo de plantas y añosos árboles, se continúa con viñedos y sobre el horizonte se pueden apreciar macizos montañosos de los más variados y llamativos colores.

Todas sus habitaciones son amplias y de sobrio buen gusto norteño, los baños son amplios divididos en dos ambientes, primero una larga mesada con doble bacha y luego el baño en sí mismo, algunos de estos con bañadera de hidromasaje.

Todas las habitaciones cuentan con una pequeña terraza-balcón con sillones y vista a los viñedos.

La enorme piscina poblada de cómodas reposeras, se ubica en el medio del inmenso parque, y desde ella la vista a las montañas pareciera integrarse junto al placer auditivo de solo escuchar el canto de los más diversos pájaros del valle.

Es digno de destacar lo rico y abundante del desayuno del hotel, sus panes y patisserie hechos ahí, no tienen desperdicio!

Todo el hotel en sí, resulta idílico y bien predispone a disfrutar de ver transcurrir día mansamente, con sus variadas luces y cambiantes estadíos climáticos.

Mientras en las montañas puede sucederse una tremenda tormenta eléctrica, en el valle puede arreciar el sol.

EL BAR.

Apenas uno accede al hotel, se encuentra con una sala de estar primorosamente dotada de cómodos muebles de madera, sofás en tonos terracota en perfecta conjunción con las paredes blancas y los regios suelos de laja roja de estilo colonial.

A la izquierda de la recepción se encuentra un bar, de estilo pulpería-chic, con sala de degustación de todos los vinos que conforman la línea de la Bodega Tukma.

El bar y su alero con vista al campo y la ruta, resulta ideal para propiciar la charla entre copas, fomentar rituales amistosos y ensalzar las virtudes de estos memorables vinos del NOA.

EL RESTAURANTE.

En el edificio de acceso al ALTALALUNA HOTEL BOUTIQUE, se ubica el restaurante.

Lo más atractivo si la noche acompaña es comer en su galería colonial de numerosas arcadas, en su patio con fogones de leña o en alguna de las mesas ubicadas bajo un inmenso y centenario lapacho que da cobijo al horno de barro.

El chef responsable de diseñar el menú de ALTALALUNA, es Carlos Pulido, quien descubrió Salta en su infancia gracias a su abuelo y buscó plasmar con sus platos, el cariño y la poesía de la cocina ancestral que nuestro Norte atesora.

Lo de Pulido, es el reflejo en carta de los más nobles productos del terruño, la calidez del pueblo salteño y la técnica, asociada a la virtud de lo simple.

Lo suyo resulta ser comfort-food, su cocina pareciera oponerse a los sabores fuertes, a lo complicado.

El cocinero utiliza lo mejor de los insumos regionales, las más puras frutas y verduras, con carnes como la de cabrito y pollos del terruño.

Al igual que los primeros festines paganos del hombre, su cocina resulta sabrosa sin abusar, del a veces malsano uso de condimentos y exceso de sal.

Si uno requiere de más sazón o picor, puede pedirlo, si esto está agregado de antemano, resulta imposible sacarlo.

Lo suyo parece ser y está bien que así sea en ese privilegiado entorno, una vuelta a la naturaleza, la carta de ALTALALUNA es cocina regional de altura.

El menú es equilibrado y para todos los gustos, hay también un menú degustación por pasos y los vinos son la más variada selección de los de Bodega Tukma, elaborados por uno de los más destacados enólogos y quien más sabe de Torrontés, José Luis Mounier.

Destacados del Menú: Mollejas crocantes acompañadas por Risotto de quínoa del norte argentino y cebollas caramelizadas.

Ensalada Verde: hojas de espinacas, rúcula, peras frescas, ricotta, pasas de uvas torrontés, huevos en 6´ de cocción y nueces caramelizadas.

Empanadas Salteñas: Carne, Queso criollo o Pollo. Tamales o Humitas en chala, procesadas con choclo, queso criollo y aromatizado con albahaca.

Cabrito braseado en Tukma Rosé y vegetales acompañado de humita en chala. Lomo de ternera en reducción de Malbec Tukma, con papa aplastada cocinada con vegetales grillados, hongos y crema.

Revuelto gramajo Altalaluna, huevos, jamón crudo, habas, espárragos, queso de cabra y virutas de papas crocantes. Ideal este plato con el Tukma Gran Torrontés.

Cazuela de pejerrey del Dique Cabra Corral, papas andinas, crema y quiwicha crocante. 

Kalapurca ‘el plato de nuestros antepasados’: vegetales, trigo mote, papas andinas, con dos variedades de carne, todo a cocción lenta. 

Locro Altalaluna o Cazuela de cabrito.

Dos postres:

Manjar de Tolombón: crema de miel de caña, masa crocante, dulce de leche y reducción de Malbec.

Flan de manzana, pan de miel y nuez.

Ambos postres sorprenden por su originalidad y sabrosura.

LOS VINOS DE BODEGA TUKMA.

Los Tukma son vinos Salteños que hacen honor a los espectaculares vinos de altura, son ricos vinos con identidad marcada, reconocibles, memorables.

Carnosos, frutosos y perfumados, los Tukma plasman todo el potencial y la personalidad de los vinos del Norte,” vinos del sol” cada vez mejores y cautivantes.

Redondos y sofisticados, los vinos consiguen acompañar de maravillas las comidas que conforman el menú y se dejan beber con acentuado placer.

Destaco especialmente en esta ocasión tres:

TUKMA CABERNET SAUVIGNON RESERVA 2016.

El Cabernet es el “Rey tinto” y este resulta ser muy comunicativo, voluminoso y armónico. Un tinto que sabe de estimular sensaciones. (En carta del Hotel $465)

TUKMA GRAN TORRONTÉS. ($495).

José Luis Mounier desarrolló este torrontés particularmente único, de gran aromaticidad y ciertas notas únicas que remedan a arvejas y espárragos.

Un torrontés que no pasa desapercibido y que resulta particularmente memorable.

TUKMA ROSÉ. ($345). Los rosados están viviendo su época de esplendor y este está entre los más ricos que he probado, algunos rosados se mimetizan hoy día, este no hace más que destacarse.

Un rosado fresco y “peligrosamente” bebible que huele y sabe a frambuesas y fresas salvajes.

La asociación entre calidad y buen precio, es innegable en la carta de vinos del Restaurante.

ALTALALUNA RESTAURANTE, debería tener nombre propio desasociado del hotel porque es un restorán con buena cocina y en un entorno tan de ensueño que merece ser conocido por sí mismo y visitado no solo por los huéspedes del hotel. Los precios, acompañan.

ALTALALUNA SPA.

Un spa, debe de cumplir su objetivo, contar con lo apropiado para que de manera placentera y relajada, pueda uno someterse a un tratamiento en cierto modo medicinal, pero sin que este resulte forzoso.

Entrega y goce, se misturan aquí con masajistas regionales de gran profesionalismo, técnica y sabiduría en el legendario arte del masaje.

No es lo mismo reconozcamos entrar a un spa en la vorágine de la ciudad que en la dicha placentera de este vergel enclavado entre viñedos y montaña.

Sauna Seco, Ducha Escocesa, Fitness Center y sala de relax resultan el espacio indicado para desenchufarse.

Masajes descontracturantes, masaje de relajación o exfoliación corporal son las propuestas personalizadas que ofrece el Spa.

 Para ir terminando, soy un amante confeso del NOA, recomiendo enfáticamente disfrutar de Salta, sus paisajes, vinos, gastronomía y la calidez de su gente.

ALTALALUNA, es un lugar privilegiado, de una belleza inusitada, digno de conocerse para quienes visiten la provincia y puedan permitírselo.

La seguimos, ¡Salud!

Altalaluna Hotel Boutique & Spa Ruta 40 km4326 Tolombón, Salta, Argentina.

Teléfono +54 387 582 4501.

Guía Oleo

1 comentario

  • hola, mi nombre es elba guglielmo dni 4729046, solicito presupuesto para el 22, 23 y 24 de febrrero habitacion single ,
    ofrecen excursiones desde el hotel?
    gracias por su pronta respuesta

Seguinos

¡Sumate a la comunidad Óleo ahora!