AUSPICIA ESTA SECCIÓN ALAMOS

Por Couto.

Con poco más de 30 años María Valeria Gamper es , Mejor Sommelier de Argentina 2012; 2do Puesto, Mejor Sommelier de Argentina 2014 4to Puesto, Mejor Sommelier de Argentina 2017; 2do Puesto y recientemente Mejor Sommelier de la Américas, Canadá 2018, 4to Puesto.

Fue en este último concurso donde nuestro compatriota Martin Bruno se alzó con el 2do Puesto.

Poseedora de una vasta experiencia laboral, decidí no ahondar esta vez en la profesión del sommelier sino en revivir las instancias de un concurso internacional de tal magnitud, las previas, las noches en vela, la angustia, nervios, el sacrificio y los sueños y anhelos por los que pasan estos artistas en lo suyo, teniendo que representar a su país, en el extranjero.

Fue para esto que, le propuse a María Valeria, nos relatara una especie de “Diario íntimo” de su preparación previa y días de competencia.

Ahora si…en primera persona, nos cuenta el Campeonato Mejor Sommelier de las América 2018 una de sus protagonistas, Valeria Gamper.

valeria gamper servicio

En Octubre del 2017 la Asociación Argentina de Sommeliers ( AAS) realizó el Concurso Mejor Sommelier de Argentina, que tiene como objetivo difundir la sommelierie Argentina a nivel local, reunir al sector, motivar la capacitación de sommeliers locales y por supuesto; coronar al ganador.

Gracias a obtener el segundo puesto en dicho certamen, califiqué para representar a Argentina junto a Martin Bruno, en el concurso regional que se iba a realizar en Montreal en Mayo del 2018.

Era la primera vez que iba a participar en un concurso internacional. ¡Y con la alegría, comenzó la odisea!

Desde aquel Noviembre 2017 se sentía muy lejano ese Mayo del 2018. Eran 6 largos meses, que comenzaron a ser cada vez más cortos a medida que se acercaba la fecha.

En Febrero Mariana Achaval me abrió la puertas del Bar 878 y me recibió dos horas por día, durante una semana (y mas también) para que vaya a practicar reconocimiento de bebidas. Cada día me armaba varios fly de mínimo 12 bebidas para ayudarme a “fijar” las categorías de productos. Por las noches de esa semana, me recibía Meli Manhatan en el bar, para ayudarme con conceptos básicos de coctelería.

valeria gamper preparación

Desde marzo, en Cave (Centro Argentino de Vinos y Espirituosas) formamos un grupo de cata con Martin y Matias. Comenzamos a catar de 2 a 3 veces por semana vinos importados. Flavia Rizutto nos preparaba catas a ciegas y María Barrutia nos armaba pruebas de servicio y maridaje.

Catar en grupo es una de las cosas más enriquecedoras que puede hacer un sommelier. Escuchar a los demás, pensar, tratar de entender el donde y el cómo…Porque nadie nace con una nariz de oro, mágica, dotada por el dios Baco. Nadie. La forma de mejorar en la cata, es catar una y otra vez en forma metódica a ciegas muchos vinos del mundo.

Y conseguir los vinos para el entrenamiento no fue nada fácil. Algunos vinos se pusieron desde Cave, otros fueron gestionados por la AAS en colaboración con algunas bodegas e importadoras, y muchos salieron de nuestra Cava personal. Este tal vez es uno de los limitantes más grandes que veo a la hora de compararnos con otros países. Son muy pocos los vinos que se consiguen importados en Argentina, y cuando se consiguen, vienen a precios poco amistosos o cosechas atrasadas.

Los que teníamos, los usábamos muchas veces para optimizar las muestras y fijar por repetición. Para poder aprovechar al máximo el ejercicio, es importantísimo conocer bien en forma teórica las regiones que se va probando.

Es indispensable entonces sentarse a estudiar muchas horas los principales países productores de vinos, y conocer bien sus regiones, su historia, su geografía, su clima, las variedades de uva que cultivan y porqué, la forma de elaborar vino, etc.

La teoría es una de las partes esenciales de la preparación para un concurso. No solo para la cata, sino para encarar el examen escrito, que representa una parte muy grande del puntaje final.

En mi casa colgaron durante varios meses mapas de las paredes y “Mis Listas”; listas de las ultimas cosechas declaradas en Porto, listas de los Prestige de Cuvee más importantes de Champagne, listas de las primeras cosechas de los vinos icónicos a nivel mundial, de las personalidades influyentes en el mundo del vino, de tamaños de tonelería, nombres de botellas, suelos, y muchos más. Detalle que encontraba relevante, iba y lo anotaba.

valeria gamper sniff

Cada día le dedica aunque sea una hora al estudio teórico. Si no podía leer, me bajaba Podcast. Si estaba muy cansada, me buscaba videos en Youtube. Ya entrado abril, me arme un cronograma donde me figuraba que tema me tocaba estudiar cada día hasta el viaje.

Y así, entre mapas, podcasts, videos, libros, catas, y servicio, se fue pasando el tiempo hasta que llegó el Concurso. Fue mucho el esfuerzo y horas que le dediqué a la preparación, y aún así, al llegar la fecha pensé; ¿por qué no habré empezado antes?

No puedo dejar de agradecer a toda la gente que me acompañó en estos meses y ayudó a superarme. Así como a la Asociación Argentina de Sommeliers, que estuvo disponible antes y durante la competencia, y nos brindó todas las herramientas que estuvieran al alcance para ayudarnos en la preparación. Este es un camino que si bien se vive en forma muy personal y depende mucho de uno, rara vez se transita con éxito solo.

Los cuartos de finales arrancaron el martes 22 a las 9 am con la selección de un número que iba a identificar nuestras pruebas y mantenerlas en anonimato. La idea es que a quien corrija los exámenes solo vea un número y no un nombre, para evitar favoritismo. Ese número debía ser reservado hasta la prueba final que es la de servicio.

La competencia comenzó con una cata a ciegas de 2 vinos tintos en 20 minutos. Seguido por el reconocimiento de 3 destilados en 3 minutos. Y un examen escrito en 90.

Al terminar las tres primeras pruebas, fuimos a una ¨sala de espera¨ en donde nos despojaban de cualquier aparato tecnológico; véase celular, tablet o smartwach y nos fueron llamando por número, para realizar la prueba práctica.

Yo era la numero 20… me toco pasar ante última… veía como iban pasando cada uno de los candidato, y con ellos, las horas del reloj. ¡Ufff, Que ansiedad! Las risas en la sala eran más de nervios que de anécdotas graciosas.

La prueba consistía en servir una botella de 375 de CAVA a una mesa con 6 comensales en 3 minutos. Cuando sonó la alarma, alguien gritó “Time”… Agarré mis cosas y me fui a comer.

Escribo esto y suena fácil y lo leo y me suena relajado… Pero no encuentro manera ni palabras para reflejar lo difícil que es el manejo de nervios en estas situaciones. Es poco tiempo que te dan en cada prueba para demostrar lo mucho que te preparaste durante largos meses.

Los ocho mejores puntajes de ese día pasamos a la semifinal el día siguiente. La mañana del miércoles constó de pruebas rápidas y cortas en forma oral:

Una cata de un Champagne en 3 minutos, reconocimiento de 3 destilados en 90 segundos, elección de un maridaje en 3 minutos, el servicio de una botella magnum rosada a una mesa de 11 comensales 5, y la  justificación ante un “gerente ficticio” de la incorporación de otro vino rosado a la carta en 3 minutos.

Los mejores 3 puntajes de ese día fueron los flamantes finalistas; Piere-Alexis Soulière, Martin Bruno y Carl Villeneuve Lepage. Los tres pelearon el título en una hermosa final a la vista de todos. El nivel de desempeño que se vio en el escenario ha de quedar ya hoy para la historia.

Al final del proceso, Piere Alexis se consagró como el ganador del concurso Mejor Sommelier de Américas 2018.

Pero junto a él, estoy convencida, que todos volvimos siendo mejores.

Logo-Alamos2-300x104-300x104

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus

Sin comentarios todavía.

Dejar un comentario

Todos los campos son requeridos. Tu dirección de mail no será publicada.