Información:

Maggi-home

 

Sebastián Maggi, propietario de Shout Brasas & Drinks y bartender de gran trayectora, reflexiona sobre la importancia del equipo en vez del individualismo.

 

Entrevista:

Sebastián Maggi es más que un bartender. Por un lado, porque además se recibió de psicólogo en la UBA, también porque es Cordinador Académico del área de Bebidas Espirituosas en CAVE, y además porque hoy, luego de haber pasado por barras como la de Sucre y haber sido gerente de Operaciones en Elena y Pony Line, es propietario de Shout Brasas & Drinks en Retiro, un bar con fuerte propuesta gastronómica y el maridaje de los originales tragos de autor o la posibilidad de tomar vinos de alta gama por copa. A más de un año de su apertura, Maggi reflexiona sobre el negocio y la industria, y asegura que, en gastronomía, lo que importa es el equipo.

 

“Está la coctelería individualista o la coctelería de equipo, y yo voy a ir siempre por la idea de que el resultado de un producto está en esa diferencia, si no terminas haciendo otra cosa más mediática, distinta. Eso, dice, vende más libros o merchandising, pero no es gastronomía. Maggi aclara que no se trata de una crítica, sino que es otro producto, fruto de los tiempos que corren, que también es bueno y que ayuda, pero está más relacionado al desarrollo de una marca. “Si uno quiere hacer crecer a la gastronomía, va a crecer porque hay más gente que consume, gastronómicamente hablando, lo que uno hace, y eso creo que es el verdadero éxito de un bar”, opina. 

 

Por eso Maggi cree que es muy importante que en un emprendimiento gastronómico todas las partes funcionen. La identidad del lugar, la comunicación, la parte financiera, el marketing, y por supuesto el personal del salón, la cocina y la barra… todos deben cumplir bien su rol. “Tiene que haber un DT y también tiene que haber un conductor dentro de la cancha, el Capitán, que esté ahí.  En gastronomía hay mucho sommelier, mucho bartender, mucho cocinero, pero muchos formadores de equipo no hay”, explica.

 

El negocio de la gastronomía, para Maggi, no se trata solo de la comida y la bebida, sino más que nada del entretenimiento. “La persona que va a un bar o a un restaurante va a divertirse, para comer y tomar nos quedamos en casa. Podemos no tomar alcohol e igual salir y pasarla bien. Es algo que pasa por la diversión, el entretenimiento, la experiencia que te dé una sonrisa cuando mires para atrás y lo recuerdes, eso es lo que la gente busca. Algo que llame la atención, una experiencia genuina de contacto con otra persona que tiene ganas de brindar servicio e interpretar lo que el otro está buscando”, expresa.

 

Es por eso que cree que la creatividad también es crucial, y esto se debe en parte a cambios que ha habido en el público local en los últimos tiempos. “La gente se ha vuelto menos conservadora, sobre todo para este tipo de cosas, es más intrépida, está más animosa a probar cosas que en otras épocas. Unos 10, 15 años atrás no había tanta propención a probar cosas raras, o nuevas, o ponerse en las manos de un bartender. Era mucho más conservadora la actitud y la elección, y hoy por hoy cuando la gente se abre y se entrega lo que uno tiene que hacer es corresponder, y eso es el trabajo que más importa”, asegura Maggi.

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus

1 Comentario

  • Giselle

    test

Dejar un comentario

Todos los campos son requeridos. Tu dirección de mail no será publicada.