Ocho esquinas es bar de historia. Ahí tomaban whisky Homero Manzi y Osvaldo Pugliese. Hoy todavía se respira tango y las paredes hablan desde las fotos. Mucha picada tradicional, chucrut, platos alemanes y clásicos. A la noche, poca luz, músicos, bandoneón y guitarras argentinas.