La sabiduría culinaria veneciana saca sus mejores galas para arrullar comensales con los suculentos vapores de sus sopas, una verdadera nube nutritiva que tienta incluso a los detractores y obliga a probarlas. Las ollas de Filo prometen Minestrone di verdura (verduras espesadas con pure y porotos), Zuppa di cipolle (con cebollas y carne) y Pasta e fagioli (con pasta y porotos colorados).

Además, para después, una novedad: Tagliolini alla Botarga (pasta con huevas de pescado saladas, típicas del Mediterraneo) y Tagliolini al Tartufo (pasta con trufas fileteadas), dos grandes platos invernales.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus

Sin comentarios todavía.

Dejar un comentario

Todos los campos son requeridos. Tu dirección de mail no será publicada.