21 de octubre de 2013

 

Mr. White es uno de los enfants terribles del rock.

 

Nació en el ‘75 en una familia clase media baja de Detroit y desde chico comenzó a tocar la batería. Escuchaba mucho blues y rock de los ‘60. Su tío, que le enseñaba a hacer muebles, también lo introdujo en el punk. Y su tío mueblero tocaba la batería, entonces al bueno de Jack no le quedó otra que tocar la guitarra.

 

Hoy  es para la Rolling Stone gringa uno de los 100 mejores guitarristas de todos los tiempos.

 

Jack se hizo conocido a finales de los ‘90 cuando formó The White Stripes junto a Meg White, su “hermana”. En realidad, Meg no era ni es su hermana. Ellos decían a la prensa que eran hermanos, pero en realidad eran… esposos.

 

Jack tomó el apellido de Meg (en realidad Jack se llama John Anthony Gillis). Y se separaron. Hicieron una fiesta (juntos) para “festejar” la separación y se casaron de nuevo con otras personas. Pero ella se casó (con otro) en la casa de Jack, y fue la dama de honor del segundo casamiento de Jack. Uf.

 

Los White Stripes se convirtieron en la nueva promesa del rock. Eran los responsables de la vuelta del garage rock low fi de los ‘60, cruzados con el punk, el blues y un toque de country. Desde el ‘97 hasta el 2011 (cuando se separaron como banda) grabaron seis discos. Los últimos tres fueron mega exitosos. Ganaron Grammys, grabaron y tocaron con Beck, los Rolling Stones, Bob Dylan, Jeff Beck. Hicieron videos increíbles con Michel Gondry, como el de “Hardest Button to button” (el de la batería roja que se replica hasta el infinito con el ritmo), tan famoso que llegó a ser homenajeado en Los Simpsons. O el de “I just don´t know what to do with myself”, que lo dirigió Sofía Coppola y es sobre una chica bailando en el caño. Nada especial, solo que la chica es Kate Moss.

 

 

TODO ROJO

 

Los White Stripes y  Jack particularmente son obsesivos del rojo. Bah, de los colores en general. Todos los videos, toda la gráfica, todos los instrumentos (hasta los pedales) son rojos. O blancos. O negros. Su música es poderosa, profunda, con toques sónicos (usan marimba o mucho pedal de efectos). Distorsión grosa y riffs pegadizos.

 

Oleo-Dixit-rock-para-beber-malamado

 

Pensando en White Stripes, en Jack y en qué beber para disfrutar esta banda, se me ocurrían algunas cosas. Whisky, bourbon o ron cuando escuchaba a Jack en el increíble documental “It might get loud (donde Jack habla sobre la guitarra con Jimmy Page y The Edge), y tragos más coloridos, pero con intensidad alcohólica, para los discos de los Stripes.

 

Llegué a un arreglo cuando me acordé que una vez, hace un par de años, había probado unos tragos de Inés de los Santos hechos con Malamado (Malbec a la manera del oporto), el vino robusto, oloroso y fortachón de los Zuccardi. Algunos eran los siguientes: un shot de vodka martini perfumado con Malamado Dry, vino blanco Torrontés y una aceituna envuelta en albahaca. Otro, Malamado Dry, jugo de pomelo rosado, jugo de sandía, menta fresca y pimienta rosa. El más heavy era una especie de Bloody Mary hecho con vodka batido con jugo de tomates asados con Malamado Malbec y perfumado con la última cosecha del aceite de oliva variedad Arauco.

 

Estos tragos, como los White Stripes y Jack, tienen el color, el glam, notas ácidas y estridentes pero enmarcadas en una profundidad dada por el alcohol y la untuosidad del Malamado.

 

Creo que con estos drinks podremos y deberemos sentarnos a escuchar al caprichoso de Jack con su querida “hermana”.

 

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus

1 Comentario

  • nanagodard

    Gran banda! Me copa lo de unir tragos con música. Son una combinación que no por casualidad, siempre se da de muy buena mano! :)

Dejar un comentario

Todos los campos son requeridos. Tu dirección de mail no será publicada.