7 de julio de 2016
Todo lo que tenés que saber sobre el postre que aman quienes habitan suelo argentino y extrañan quienes están en el extranjero. 

Se acerca el Bicentenario de la Independencia y, por supuesto, no podemos dejar de pensar en todas las delicias que ofrece la gastronomía de nuestro querido país. La oferta es variada, amplia y deliciosa. En esta caso, vamos a hablar de uno de los postres más clásicos y ricos que enorgullecen a cualquier argentino de pura cepa: el Vigilante.

 

¿Cómo, cuándo, dónde se creó? Comenzamos diciendo que esta obra maestra nació en una cantina de Palermo, allá por los años ’20, cuando el barrio era una zona peligrosa frecuentada por guapos que defendían su honor a punta de navaja. En este contexto, el establecimiento creó una receta perfecta y simple: un trozo de queso, un trozo de dulce.  A saber: el lugar era frecuentado por policías, y, por supuesto, los malevos bautizaron al postre en su honor.

 

Otro nombre con el cual es reconocido es “Martín Fierro”, aunque no se sabe bien por qué. Algunos aventuran con que pueda ser en honor al barrio que lo vio nacer, otros como una referencia a la literatura clásica, y la mayoría con que simplemente se le quería imponer el sello argentino para siempre. Sea cual fuere el motivo, es sin duda, un clásico de nuestra gastronomía.

 

¿Más datos curiosos? El Vigilante propiamente dicho es el porteño (¡no se ofendan los del interior!) A las variaciones que tiene el postre según zona (que siguen siendo fantásticas) se las denominan simplemente “Queso y Dulce”. Por ejemplo, en el noroeste se sirve queso de cabra con dulce de cayote o de tuna, mientras que en el noreste se prefiere el queso fresco acompañado de dulce de mamón en cascos; en el litoral se utiliza el dulce de naranjas amargas; y en el sur el queso de oveja o de vaca del tipo atuel se acompaña con dulce de saúco, de frambuesas o de maqui (o algún fruto rojo).

 

En fin, llámese Vigilante, Martín Fierro o Queso y Dulce, nuestro postre es la muestra perfecta de que definitivamente muchas veces menos es más.

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus

Sin comentarios todavía.

Dejar un comentario

Todos los campos son requeridos. Tu dirección de mail no será publicada.