La cuestión. Pocas cosas son tan cotidianas en la vida de los argentinos y los uruguayos, como el hábito del mate. Pero cuando charlamos con los mateadores uno se da cuenta que manejan poca información sobre todo lo que ha rodeado al mate y la yerba a través de la historia. Se maneja el tema de yerba con y sin palo; se maneja el tema de boca ancha –mate del camionero-  versus boca chica. Y quizás alguna que otra preferencia en torno al diseño o calidad de la bombilla. No mucho más.

 

¿Qué más saber? Muchas cosas. Veamos. Mate viene del quechua mati. ¿Y por qué no se utiliza su denominación guaraní? Sospecho que tiene que ver con un nombre difícil: los guaraníes lo llaman ca´iguá. A la paisanada le pintó mejor la primera denominación y listo.

 

La exportación del hábito. Es interesante observar que a los europeos de antaño y de hoy nunca se les ocurrió llevar a sus países la yerba mate, y menos aún el hábito  de beberlo en comunidad. Sí lo adoptaron los sirios, que en su migración lo llevaron a Ucrania. Solo que en este caso toman mate con los amigos pero cada uno con el suyo…

 

La bombilla. Se la llama así porque justamente tiene la función de una bomba que es levantar el agua de la infusión a nuestra boca. Originalmente se solían hacer de caña, en la que se dejaba uno de los nudos en un extremo, al que se le hacían pequeños agujeros para que actuaran como filtro. Los guaraníes suelen llamarla tacuapí. Existía una suerte de sucedáneo que se utilizaba en la época colonial en que los nativos solían beberla directamente y usaban sus dientes para filtrarla. Era como un colador, también llamado apartador, que servía para tener la yerba apretada contra un costado del recipiente, mientras bebían el líquido.

 

¿Mates de madera tallados?  Los afamados jesuitas resolvieron que el poro o calabaza tenía connotaciones de no sé que cosa, así que obligaban que se hicieran mates de madera. Los guaraníes usaban la madera del algarrobo o el naranjo. También se usaba el Palo Santo, solo que esta denominación la recibían un sinnúmero de árboles, por lo que no resulta claro cual era la variedad más usada. La verdad que encontrarle al mate connotaciones sexuales no se le debe haber ocurrido ni a Sigmund Freud…

 

A las cornadas. A la paisanada de las pampas chatas por ahí se le complicaba conseguir el mate de calabaza, así que optaron por los que se hacen con cuernos de vacunos. Se los llama mate de resero, chumbaos o guámparos. Suelen ser estéticos pero no se pueden parar; y la parte angosta del cuerno es difícil de limpiar, lo que hace que se acumule yerba vieja en el fondo, la que al fermentar, termina por darle mal gusto a la infusión.

 

Consejo de jesuita. En este caso, en 1710 apareció uno llamado Pedro Montenegro y dijo: “El agua muy caliente en el mate es harto perniciosa: agita el corazón, priva del sueño, enerva, mueve a la cólera, a la melancolía y a la lujuria, causando el mal de ansias…”  Mire don Pedro, me hubiera gustado decirle, el paisano sabe muy bien de las malas virtudes del agua hervida, y es de imaginar que otro tanto le pasaba a los guaraníes, así que no ande aconsejando si no se le pide….

 

Cura botón.  Nunca falta un buey corneta, en este caso fue un cura llamado Mariano Lorenzanos que ejerció el antiguo y deplorable rol de batidor, contándole al rey Felipe III que el mate era un vicio deplorable, a punto tal que en esta parte de las colonias se estaba consumiendo un kilogramo de yerba por día y por persona. Esto entusiasmó a la Majestad de turno, e inmediatamente le aplicó gabelas de todo tipo para allegar recursos a la corona. Claro, los fundamentos reales fueron todo el blablaterío de que todo lo hacía para evitar la explotación de los naturales…Ay Felipe si pudieras ver como se macanea hoy con la excusa de ayudar al soberano….

 

Trucos añadidos. Son muchas las leyendas que circulan en torno a los filtros y gualichos que pueden transmitir a través del mate. Lo que hay de verdad es que a veces se pueden añadir hierbas medicinales con efectos saludables, como la canela para cuando se está mal de la garganta. Es una vía excelente para introducir gualichos o filtros dirigidos a los enamorados. Si se agrega azúcar el azúcar podrá ser común o quemada.

 

Si precisa un laxante –el consumo de carne exagerado del paisano, solía y suele tenerlo a maltraer con el tránsito lento-  la china seguramente le agregará a su mate bosta seca de carpincho…¡y asunto solucionado! Si quiere que vuelva a quien le está cebando el mate, añada trozos de cáscara de naranja, que puede ser fresca o desecada. Las posibilidades de agregar al poro además de la yerba otros productos son casi infinitas y pueden esconder tanto sanas como malas intenciones…Por las dudas, tome mate que venga de manos conocidas.

 

Redondeando. Siendo que sobre la yerba y el mate ya hay hasta tratados que discurren sobre el tema, voy a finalizar con uno de los versos del Martín Fierro sobre el amanecer del paisano: “sentado junto al fogón/ a esperar que venga el día/ al cimarrón se prendía/ hasta ponerse rechoncho/ mientras su china dormía/ tapadita con su poncho”.

 

 

 

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus

Alejandro Maglione

5 Comentarios

  • Gaston

    Linda nota… pero ya se había publicado por el mismo autor para La Nación en el 2009.

    http://www.lanacion.com.ar/1156709-se-toma-un-mate-segunda-parte

  • Juank (el yorugua) Varela

    Me parece que se quedó corto Don Maglione. Leí la nota pensando en desasnarme sobre cualidades de la yerba mate, las mejores formas de prepararlo, combinaciones de hierbas y aderezos, significado gestual del mate y la bombilla, etc etc
    Y si además tiene siete años de su anterior publicación …. Floja la nota amigo!

  • Alejandro Maglione

    Don Gastón: notable…su…memoria, recuperó una nota de 7 años atrás…. Le ofrezco que me haga llegar un mail así nos conocemos: amaglione@lanacion.com.ar porque realmente me interesa su entusiasmo por analizar mis notas. El anónimo le va bien al elogio, no a la crítica…Pero le digo: escribo notas periodísticas desde hace 50 años. No pocas veces, uno va a escribir una nota y vuelve a las fuentes que tuvo. Por ejemplo, citas históricas, etc Me he tomado el trabajo de releer la nota que cita y salvo la información histórica tiene poco que ver. Tiene que ver porque yo opino del mate lo mismo que hace ¡7 años! y mis fuentes son parecidas. Calculo que habré escrito en el país y en el exterior arriba de 4000 notas. Siempre habrá un lector bien intensionado, espero, que me recuerde: ay, ya dijo eso sobre Pichin el Barman Galante. Y le digo: y sí, por lo que le dije antes es muy posible que diga cosas muy parecidas… Ahora su empeño de buscar la nota, compararla y aportar el link, sinceramente me asombra y entusiasma…Dése a conocer y así me doy el gusto de charlar con usted….Muchas gracias por su comentario….y devoción…

  • José Luis

    Excelente nota sobre el MATE!!!muy buena página y excelentes recomendaciones.
    Felicidades y vamos por más.

  • Mariano Rozo

    No había leído yo la nota de La Nación del 2009. Gracias a Gastón accedí a la misma, mucho mas jugosa que la actual.
    Algunos párrafos son idénticos, por lo que comprendo que Gastón haya interpretado que se trataba de la misma nota…en cualquier caso, el autor estaría plagiándose a sí mismo, hecho no punible.
    Sin embargo, además de lo nutritivo de la nota antes citada, me cayó muy simpático el contrapunto con el autor.
    Ojalá, Gastón se de a conocer y esa charla pueda llevarse a cabo.
    Saludos a ambos.

Dejar un comentario

Todos los campos son requeridos. Tu dirección de mail no será publicada.