AUSPICIA ESTA SECCIÓN ALAMOS

Roberto de la Mota, es un grande en serio, desde sus primeros días de vida no conoció otra cosa que una Bodega, allí nació y siempre vivió, es hijo de un prócer, un maestro recordado y ROBERTO DE LA MOTA 2respetado por cualquiera que haya estudiado enología , el más famoso de los enólogos argentinos, Don Raúl de la Mota.

Recibido como enólogo en la Universidad de Cuyo. Completó su carrera haciendo masters en Montpellier, Francia donde se graduó con honores.

Habiendo trabajado para las grandes Bodegas, hoy disfruta del momento a momento de una nueva oportunidad que le dio la vida y de Mendel su propia Bodega.

Con motivo de presentar dos maravillosos vinos blancos de su autoría, conversamos con el admirable, Roberto de la Mota.

Por Fabian Couto.

 

1)Roberto, vos sos un gran enólogo, pero siempre que se habla de vos indefectiblemente surge el nombre de tu padre, Don Raúl, a quien no tuve el gusto de conocer y es considerado un prócer de la enología, ¿Podrías ser hoy vos quien nos haga un semblante de quien influyó en tu carrera?

Mi Padre claramente influyó mucho en mi carrera

Desde que comencé a trabajar en bodegas con él fue contundente, pues me hizo trabajar como operario. Así cuando me presenté en Cavas de Weinert le dijo a quién era su capataz que yo era un operario más.

Obviamente este hombre de origen italiano se lo tomó al pie de la letra y tuve que además de “marcar tarjeta” y cumplir horarios, lavar vasijas y toneles, hacer todas las operaciones de vinificación y crianza e incluso cargar camiones. Eso que al principio podía ser incómodo o molesto, resultó fantástico para mi formación.

Mi Padre era muy estudioso y exigente. Para él el rigor científico era fundamental en su manera de pensar y eso obviamente ha tenido mucha influencia en mí. Era innovador pero respetuoso de la cultura y el terruño. Fue un gran maestro
2)Roberto acabas de presentar dos vinos magníficos, dos cepajes blancos muy particulares, como lo son el Semillón y el Chenin, supongamos que estás frente a una persona que nunca bebió estos varietales… ¿Qué le dirías acerca de ellos?

Ambos cepajes son originarios de Francia. En el caso del Semillón su origen es Burdeos, más precisamente de Sauternes donde da origen a los vinos licorosos más importantes del mundo. Además en la zona de Graves produce vinos tranquilos muy reconocidos. Aquí llegó junto al Malbec a mediados del siglo 19 y se transformó en el sinónimo de los vinos blancos. En Francia tiene renombre de producción de vinos que evolucionan muy bien en la botella. El Chenin Blanc también llegó hace muchísimos años y por mucho tiempo era una de las variedades más reconocidas en blanco, pero luego de la llegada del Chardonnay y el Sauvignon Blanc fue perdiendo importancia y sólo utilizado para elaborar bases de algunos espumantes

Yo elaboré estas variedades con mi padre y consideré importante rescatarlas del olvido pues forman parte de nuestra tradición y terruño y por sobre todo pueden dar origen a grandes vinos.

 

3)Antes era inconcebible pensar en la guarda de un vino blanco, contanos por favor por qué se revirtió esa creencia hoy día.

Siempre hubo blancos de guarda, en Europa en especial. Aquí no existía la costumbre de guardarlos pues se elaboraban muy ligeros y de baja graduación alcohólica pero elaborados con mayor volumen y madurez se pueden guardar y evolucionan muy bien creciendo en complejidad
4)En el 2007 te diste un palo fuerte con tu auto en Mendoza, un serio accidente que con gran entereza y coraje, has sabido sobrellevar, incluso te dio pie a la creación de una nueva línea de vinos junto a tu hijo Rodrigo. ¿Te animas brevemente a contarnos cómo surgen los “Revancha”?

Los Revancha surgieron en el año 2009 cuando Rodrigo vino a trabajar en la bodega y participó de la vinificación. En ese año hicimos un corte y esas 1800 botellas fueron a la cava. Luego de un año, un amigo vino a la bodega y se lo hice probar. Le encantó el vino y me dijo que ese vino debería llamarse Revancha. Me sorprendió y le pregunté por qué. A lo que respondió: “debe llamarse Revancha, pues la vida te dio una Revancha y la estás aprovechando haciendo un vino con tu hijo”, me sorprendió, pero me gustó el nombre así es que lo guardé.

 

5)¿Soles probar vinos de otros enólogos, de ser así cuáles te gustaron últimamente? ¿Qué le dirías a los jóvenes enólogos que están no están empezando sino a aquellos que ya están comenzando a figurar?

Muchos vinos me gustan hoy! Es difícil nombrar a los colegas y que no me falten muchos. Me gustan los vinos de Daniel Pi, Mariano Di Paola, Marcelo Pelleriti, Walter Bressia, Jose Galante, Ale Vigil, Sebas Zuccardi, Lorenzo Pasquini, etc, etc. 

¡A los jóvenes les diría que sigan adelante!

Hoy representan una fuerza enorme que progresa mucho en la calidad e innovación. Sólo les pediría que traten de seguir en ese camino, pero que de vez en cuando miren por el retrovisor y reconozcan o recuerden los vinos de décadas pasadas y los viñedos que les dieron origen.

 

¡Salud!

Logo-Alamos2-300x104

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus

Sin comentarios todavía.

Dejar un comentario

Todos los campos son requeridos. Tu dirección de mail no será publicada.