Desde hace unos años, las ferias de productos orgánicos y a las que los alimentos llegan directo de sus productores se ha convertido en una postal habitual de los fines de semana de Buenos Aires.

Un cambio en la conducta de compra de los consumidores ha llevado a que los espacios al aire libre sean protagonistas al momento de realizar la compra de la semana o del mes. La preferencia por alimentos más frescos, cuidados y de temporada, le ha dado a los mercados a la intemperie un lugar destacado en la vida de los habitantes de la ciudad y sus alrededores.

Esta nueva actitud (aunque no tan nueva) se inscribe en tendencia de alimentación consciente y en busca de un equilibrio armónico en el que la salud aparece como lo principal y en donde  “comer bien es sentirse bien”.

En este contexto, se fomenta la adquisición de alimentos propios de la temporada y, con ello, se abre la posibilidad de disfrutar de frutas y verduras en su mejor momento -tanto de sabor como de propiedades-, además de cuidar un poco más el bolsillo. Se trata de una suerte de reencuentro con lo natural – “un volver a la fuente”- , aquello que la naturaleza provee y el ser humano disfruta en su punto más perfecto. La iniciativa de Mesa de Estación  de ACELGA es un buen ejemplo de esta preferencia. Más que oportuna para el verano, esta propuesta celebra en estos días al tomate, la ciruela y el melón como protagonistas de la estación.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus

Sin comentarios todavía.

Dejar un comentario

Todos los campos son requeridos. Tu dirección de mail no será publicada.