Por Fabián Couto.

AUSPICIA ESTA SECCIÓN ALAMOS 

 

La cerveza y  las hamburguesas se han renovado para bien en un intento por copar el mercado y parecen haberlo logrado.

La dupla de una rica hamburguesa y una cerveza artesanal y diferente, acercan lo gourmet a lo popular.

Resulta más fácil así salir a comer con amigos o en una salida romántica, por no ser tan caros ni formales como un restorán y posibilitan la salida a lugares informales, pero bien decorados, atractivos y temáticos.

Hacer cerveza artesanal no resulta complicado, hacer buena cerveza artesanal ya es harina de otro costal, y hacer una hamburguesa sabrosa fundamentalmente requiere de carne de calidad y un rico y esponjoso pan.

Las cervezas industriales se durmieron en las tumbas de la gloria y nuevas cervezas elaboradas con pasión y cuidando el detalle captan hoy a un consumidor joven/ profesional dispuesto a pagar apenas un poco más para adentrarse en saborear una gran paleta cromática de nuevas marcas de cervezas artesanales.

Lo mismo sucede con las hamburguesas gourmet, que maridan a la perfección con muchas de estas nuevas cervezas y resulta un alivio para aquellos que detestamos las hamburgueserías de las grandes marcas y sus combos engañosos, con carne variopinta de dudosa calidad.

La Esquina, Williamsburg, Mi Barrio, Diggs, Growlers o Buller, son apenas algunos de estos tantos surgidos nuevos lugares que ofrecen buenas combinaciones de ricas y generosas hamburguesas con una llamativa variedad de cervezas artesanales.

La propuesta de la nueva movida cervecera no solo requiere de malta y lúpulo sino resulta preciso manejar todo un nuevo vocabulario (como hace ya añares el vino tiene el propio) para poder acceder al disfrute de cervezas frescas, sin conservantes, donde prima la calidad de lo artesanal y se abre un enorme abanico de nuevas marcas.

 BULLER COMIDA BULLER SALÓN

DOS LUGARES.

Uno muy recomendable en Recoleta:

BULLER.

Un magnífico Gastro-Pub, en un imponente local propio ubicado en plena Recoleta, frente al cementerio.

Desde el 99 llevan dispensando sus propias cervezas artesanales de gran calidad, las cuales elaboran en el piso de arriba del local y luego baja por una tubería que atraviesa el techo del local hasta los tubos expendedores de diferentes estilos alistados detrás de la barra , semejando los de un inmenso órgano de iglesia.

Hefe Weizen, Honey Beer, Amber Ale, Indian Pale Ale, Stout Beer y una Cerveza de Estación son las especialidades de BULLER.

Tienen más de 14 canillas entre las cervezas propias y de otros productores artesanales.

Si bien ofrecen una tabla degustación con todos los gustos en pequeños vasitos, por tan solo nombrar una cerveza, me quedo con la INDIAN PALE ALE.

Una cerveza de origen inglés del siglo XVIII, bien intensa, con alto nivel de amargor IBU 43 ( el IBU define el amargor en las cervezas), algo especiada , muy placentera y fresca en boca por la particular variedad de lúpulo inglés utilizado.

 

Me sorprendió gratamente lo bien que se come en Buller, la calidad de la materia prima con que elaboran los platos y la perfecta hechura de ellos. La única crítica que haría al respecto es que los platos que prometen picor, apenas lo tienen, aunque esto resulta lógico sabiendo la poca inclinación que siente el argentino por los picores…

Los Aros de Cebolla de allí no tienen desperdicio, decir que son ricos es poco, salen perfectamente rebozados y crocantes.

Toda la carta está bien pensada en base a una gastronomía ideal para acompañar las cervezas, como picadas, pizzas al horno, mexican food y platos que incluyen diferentes estilos de cerveza en su elaboración.

Pero son las Hamburguesas las que se llevan los laureles, una en especial para compartir o bien si te le animas solo, La BULLER XXL, un prodigio de 220gramos de carne de la buena, salsa BBQ como debe de saber, cebolla caramelizada, bacón y coronando la apuesta, un buen huevo frito.

El plato se acompaña con  aros de cebolla.

Como postre, la particularidad es que el Tiramisú, lo hacen con el agregado de cerveza Stout.

Buller queda en Junín 1747, pleno Barrio de Recoleta.

 

Mi favorito cerca de casa:

LA ESQUINA.

Todo en La Esquina, invita a quedarse, a relajarse y pasarlo bien.

Para una salida de amigos, ir en pareja a los reservados o relacionarse mesa a mesa.

Fast-food  gourmet , las hamburguesas son de buena carne y manufacturación y no dejan lugar a dudas, probas una y la fascinación será automática.

El lugar cuenta con una atrayente selección musical de estilo L.A., tablas de skate en la pared con ilustraciones una más linda que otra, grafitis estallantes de artistas plásticos en las paredes y por las noches eventualmente, se escucha música en vivo.

Mike Roibón y Nicolás Capalbo, los propietarios, armaron una esquina, algo trash, cool y distendida, para combatir el bajón con muy ricas papas fritas, hamburguesas generosas con combinaciones atractivas y buena cerveza artesanal, como es la 7 Colores.

Una hamburger sugerida… la BOULALA: Blue Cheese, Aioli de queso azul, Jamón Grill y Ananá Grillado.

Si preferís un pancho, muy rico realmente el PANCHO LA ESQUINA, ensalada Cole Slaw, BBQ de cerveza “7 Colores” y lluvia de cebolla dorada bien crocante.

La Esquina

Gorriti 5608, Palermo, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina

 

Logo-Alamos2-300x104

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus

Sin comentarios todavía.

Dejar un comentario

Todos los campos son requeridos. Tu dirección de mail no será publicada.