Por Alejandro Maglione

amaglione@datamarkets.com.ar

 

La cuestión. Más o menos poco a poco y con el correr de los años se va produciendo un cierto esfuerzo en el mundo gastronómico por prestar mayor atención a un adecuado servicio, que realce el trabajo de la cocina. Falta todavía, desde ya, pero digamos que por lo menos, hay conciencia sobre la necesidad de mejorar permanentemente.

 

Como sabemos, hoy se le ha dado un alcance más preciso a la palabra cliente, diciendo que cliente es el que vuelve, no el que pasa por nuestra casa una sola vez.

 

¿El que vuelve? Así es, porque siendo que hoy un 37% de los turistas eligen su próximo destino en función de la gastronomía del lugar de destino, ya podemos descartar ese antiguo concepto de sentirnos el último orejón del tarro de la geografía latinoamericana, y está comprobado que de propuestas paisajísticas, diversidad que abarca, por supuesto,  a nuestra gastronomía. Cada vez más los turistas reiteran sus visitas a nuestro país, interesándose por la diversidad

 

Conclusión: ya tenemos un grupo importante de turistas que se han hecho clientes.

 

El buen recuerdo. No es casualidad que al regresar de un viaje a España, Italia o Francia, la pregunta de cajón es: ¿tuviste oportunidad de comer algo rico?

 

¿Alguna vez escuchó esa pregunta a su regreso de Miami? Claro que no. En este caso, la pregunta obligada gira en torno a las compras que se pudieran y debieran haber realizado. Faltaría más que uno vaya a Miami para mucho más que un tour de compras. (Una amiga venezolana, años atrás, me explicaba que con su familia destinaban 4 días por año para ir de compras: “un día es para mi marido; el otro día es para mí; el tercero es para los niños…El cuarto lo empleamos entre ir y volver…)

 

Como sea, un país, región o ciudad donde fuimos bien tratados, donde comimos a nuestra entera satisfacción; donde, sobre todo, nunca tuvimos que enfrentar la picardía respaldada en el pensamiento de que total estamos de paso, ese es un lugar al que un turista va desear volver.

 

Mínima preparación. Pero con lo dicho no alcanza, sobre todo si su negocio está en un circuito gastronómico reconocido. Ya sea Bariloche, San Martín de los Andes, Puerto Madryn o Mendoza. Hablando de Mendoza, es un excelente ejemplo de una comunidad que se preparó y desarrolló una excelente propuesta en La Ruta del Vino. Hasta pequeñas bodegas, como la de Ángel Mendoza, por ejemplo, tienen una adecuada recepción a los visitantes, con la presencia de guías bilingües, que son sus propios hijos.

 

Quien ha viajado por países que no son de habla hispana, seguramente uno de los buenos recuerdos ha sido que lo sorprendan hablando nuestra lengua. Es como un gesto de hospitalidad mínimo.

 

Las Ferias y exposiciones. Recordemos también que al turista amante de la gastronomía le atraen los lugares que desea visitar si coinciden con alguna celebración a la buena comida. Las comunidades que deseen ser visitadas, harían bien en prepararse a recibir a turistas que no estarán tan de paso como vimos.

 

Trato correcto. La última sugerencia es brindar un trato correcto al turista. Fundamentalmente pasa por servir productos en el precio y calidad que el cliente espera. La picaronada de servir platos en porciones mínimas para ajustar costos por el peor de los métodos, engañar al cliente, práctica anticuada, que hoy rechaza con énfasis hasta la gente del propio sector.

 

Y el otro engaño que puede asegurar que un cliente no vuelva más es de repletar de extras la factura final. Hoy ningún cliente, turista o no, tolera esa avivada: paneras, cubierto, aire acondicionado…En un restaurante de Mendoza cobraban aparte si el vino lo servían en la copa apropiada, en lugar de un vaso común y corriente…¡En Mendoza!

 

Redondeando. Nuestros establecimientos tienen un rol fundamental en la formación de la imagen como país que se llevaran los turistas. Imagen que hará que regresen, pero sobre todo vuelve portadores del boca a boca a estos clientes satisfechos. Todo está en nuestras manos, por suerte…

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus

Sin comentarios todavía.

Dejar un comentario

Todos los campos son requeridos. Tu dirección de mail no será publicada.